Qué alimentos tomar según tu tipo de piel

¿Sabías que una alimentación saludable ayuda a cuidar tu piel? ¡Te contamos qué alimentos tomar según tu tipo de piel!

Piel seca, piel grasa, piel mixta…Sabemos que cada tipo de dermis es diferente, y en consecuencia, tiene necesidades diferentes. Para conseguirlo no es suficiente con cuidarla por fuera, con la ayuda de los cosméticos, sino que también debemos cuidarla desde el interior. A continuación, te contamos cómo conseguir una piel sana e hidratada.

Qué alimentos tomar según tu tipo de piel

Piel seca

¿Tienes la piel tirante, áspera? ¿Le falta flexibilidad? Las pieles secas se cuartean y llegan a perder luminosidad. Lo que, en muchas ocasiones, supone enrojecimiento y tendencia a la escamación, a la tirantez y al picor.

Lo que este tipo de piel necesita es hidratación y nutrición. Factores en los que también puede participar la alimentación. ¿Cómo? Para ayudar a reparar la piel, lo ideal es incluir en tu dieta alimentos ricos en antioxidantes como la vitamina A y C. Además, los alimentos que contienen buenas dosis de betacaroteno resultan buenos para restaurar esas zonas dañadas. En este grupo entran los vegetales de hoja verde (espinacas) y frutas y verduras de colores anaranjados y amarillos: albaricoques, pimientos amarillos y rojos, zanahorias y calabazas.

Por otro lado, los productos ricos en vitamina B2 ayudan a dar brillo a la piel. Aquí se incluyen aquellos de origen animal como carnes y los que contienen vitamina A como los huevos. Y no olvidemos los alimentos ricos en zinc: ayudan a reparar daños como la descamación, la picazón y promueven la suavidad de la dermis. El zinc lo encontraremos en germen de trigo y, por ejemplo, en las sardinas.

No hay que olvidar los cuidados externos específicos: lo mejor es exfoliar la piel con productos no agresivos adaptados a sus necesidades y añadir una gota de aceite esencial de lavanda a la crema que utilices cada noche antes de irte a dormir. ¡Sentirás tu piel como nueva!

Piel grasa

¿Tu piel tiene una textura irregular? ¿Brillos en la zona T? ¿Puntos negros? Si tu respuesta es sí, tu tipo de piel es grasa. Este tipo de dermis normalmente presenta un exceso de sebo que provoca la obstrucción de los poros, dando lugar a imperfecciones como granitos, puntos negros y brillos. Algo bastante incómodo, ¿verdad?

La primera categoría de alimentos para mejorar la piel grasa que debemos tener en cuenta es la de frutas. Destacan las fresas que producen un efecto antiinflamatorio y evitan la inflamación que daría lugar a una sobreproducción de sebo, la piña que gracias a su contenido de bromelina ayuda a la degradación de las proteínas y favorece la absorción intestinal evitando excesos de toxinas y lípidos (justo lo que intentamos eliminar a través de la piel) y limón que remueve las células muertas gracias a su contenido en ácido alpha hidroxi.

A este tipo de pieles, les favorece el consumo de alimentos con elevado poder diurético como las alcachofas o el pepino que, también, tiene un efecto calmante y refrescante para la piel (efectos que puedes potenciar si lo usas para tus tratamientos faciales externos). Además, para favorecer el efecto antiinflamatorio, lo ideal es incluir alimentos ricos en omega 3 como el salmón, la trucha y la caballa.

¿Quieres un cuidado extra? Aplica una vez por semana, mascarilla de arcilla verde. Un producto especialmente recomendado para el acné ya que regula el exceso de grasa y ayuda a potenciar la correcta cicatrización.

Piel normal

¿Tu piel es suave y firme? ¿Libre de imperfecciones, con un leve tono rosáceo? Si es así, tu tipo de piel es normal. ¡Enhorabuena si te encuentras en este grupo! ¡Céntrate en mantenerla sana! Para ello, incluye en tu alimentación un plus de energía y antioxidantes. Tus alimentos aliados son el tomate, zanahoria y naranja.

¿Quieres un cuidado extra? Basta con aplicarse una crema hidratante diariamente y una vez a la semana exfoliar el rostro para eliminar toxinas.

Independientemente del tipo de piel que uno tenga te aconsejamos ciertos alimentos para mantenerla sana y cuidada:

Vegetales con colores vivos como mango, melocotón, albaricoque, calabaza o zanahoria. Ese color predominantemente anaranjado, se debe a su contenido en alfa y beta-caroteno, precursores de la vitamina A, imprescindible para la renovación celular, protección del envejecimiento prematuro e incremento de la producción de melanina, sustancia necesaria para el bronceado de la piel.

– Frutas como el kiwi, fresa, naranja mandarina o limón tienen un alto contenido en vitamina C, antioxidante que protege las células de la piel e interviene en la formación de colágeno, una proteína necesaria para que la piel conserve la elasticidad y firmeza.

– Alimentos ricos en vitamina E como son el aceite de oliva, el aguacate y las nueces. Neutralizan la oxidación de las grasas y la producción de radicales libres, ayudando a mantener un aspecto de la piel joven y cuidado.

– Los ácidos grasos Omega-3, se encuentran generalmente en los pescados azules como el atún, la caballa, el salmón o los boquerones, entre otros. Protegen la piel de la deshidratación y actúan como agentes antiinflamatorios. Este tipo de pescado es rico en vitamina D, protector natural de la luz ultravioleta.

– Alimentos que contienen azufre como los espárragos, huevos, cebolla y ajo pueden promover el rejuvenecimiento de la piel, ayudan a mantener la piel hidratada, suave y flexible.

Y recuerda: es indispensable beber mucha agua y evitar los alimentos muy salados y ricos en sodio ya que retienen líquidos y acentúan la aparición de bolsas y ojeras.

Por último, no olvides una buena crema protectora, tanto en invierno como en verano,  huye de las horas centrales del día y reaplica como máximo cada 2 horas.

Esperamos que estos consejos sobre qué alimentos tomar según tu tipo de piel te sean de utilidad.

Fuente: nutritienda.com

Hacer un comentario

You don't have permission to register
A %d blogueros les gusta esto:

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información


Cookies MASQUESALUD.ES Una "Cookie" es un pequeño archivo que se almacena en el ordenador del usuario y nos permite reconocerle. El conjunto de "cookies" nos ayuda a mejorar la calidad de nuestra web, permitiéndonos controlar qué páginas encuentran nuestros usuarios útiles y cuáles no. Las cookies son esenciales para el funcionamiento de internet, aportando innumerables ventajas en la prestación de servicios interactivos, facilitándole la navegación y usabilidad de nuestra web. Tenga en cuenta que las cookies no pueden dañar su equipo y que, a cambio, el que estén activadas nos ayudan a identificar y resolver los errores. La información que le proporcionamos a continuación, le ayudará a comprender los diferentes tipos de cookies: Cookies de sesión: son cookies temporales que permanecen en el archivo de cookies de su navegador hasta que abandone la página web, por lo que ninguna queda registrada en el disco duro del usuario. La información obtenida por medio de estas cookies sirve para analizar pautas de tráfico en la web. A la larga, ésto nos permite proporcionar una mejor experiencia para mejorar el contenido y facilitando su uso. Cookies permanentes: son almacenadas en el disco duro y nuestra web las lee cada vez que usted realiza una nueva visita. Una cookie permanente posee una fecha de expiración determinada. La cookie dejará de funcionar después de esa fecha. Las utilizamos, generalmente, para facilitar los servicios de compra y registro. A continuación publicamos una relación de las principales cookies utilizadas en nuestras web, distinguiendo: Las cookies estrictamente necesarias como por ejemplo, aquellas que sirvan para una correcta navegación o las que permitan realizar el pago de bienes o servicios solicitados por el usuario o cookies que sirvan para asegurar que el contenido de la página web se carga eficazmente. Las cookies de terceros como por ejemplo, las usadas por redes sociales, o por complementos externos de contenido como Google Maps. Las cookies analíticas con propósitos de mantenimiento periódico y en aras de garantizar el mejor servicio posible al usuario, los sitios web hacen uso normalmente de cookies "analíticas" para recopilar datos estadísticos de la actividad. Garantías complementarias – Gestión de cookies: Como garantía complementaria a las anteriormente descritas, el registro de las cookies podrá estar sujeto a su aceptación durante la instalación o puesta al día del navegador usado, y esta aceptación puede en todo momento ser revocada mediante las opciones de configuración de contenidos y privacidad disponibles en su navegador. Muchos navegadores permiten activar un modo privado mediante el cual las cookies se borran siempre después de su visita. Dependiendo de cada navegador este modo privado puede tener diferentes nombres. A continuación encontrará una lista de los navegadores más comunes y los diferentes nombres de este “modo privado”: Internet Explorer 8 y superior InPrivate Safari 2 y superior Navegación Privada Opera 10.5 y superior Navegación Privada FireFox 3.5 y superior Navegación Privada Google Chrome 10 y superior Incógnito Importante: Por favor, lea atentamente la sección de ayuda de su navegador para conocer más acerca sobre la configuración de privacidad y de cómo activar el “modo privado”. Podrá seguir visitando nuestra tienda online aunque su navegador esté en “modo privado”, si bien, su navegación por la misma puede no ser óptima y algunas utilidades pueden no funcionar correctamente.

Cerrar