Cómo mejorar nuestra salud a través de la microbiota intestinal

Cerca de cien billones de microorganismos representados por un millar de especies diferentes habitan el intestino humano, componiendo nuestra microbiota intestinal.

El papel de la microbiota intestinal

La mayoría de estos microbios son bacterias que, en condiciones normales, ejercen numerosos efectos positivos sobre la salud gracias a los mecanismos fisiológicos en los que están implicadas. Como ejemplo, dificultan el sobrecrecimiento de microorganismos patógenos, facilitan la digestión y la absorción de nutrientes, sintetizan vitaminas y sustancias neuroquímicas y contribuyen a la maduración del sistema inmunitario del organismo.

En algunas enfermedades, así como tras prolongados tratamientos farmacológicos o durante la vejez, puede producirse un desequilibrio en la composición normal de la microbiota conocido como disbiosis intestinal, que se caracteriza por notables cambios cuantitativos y cualitativos de la ecología microbiana.

Microbiota intestinal sana = buena salud

Diversos estudios realizados en las últimas décadas ponen de manifiesto el impacto que ejerce una microbiota intestinal sana y balanceada en el mantenimiento de un buen estado de salud. Esto ha generado numerosas líneas de investigación enfocadas a descifrar las funciones que las bacterias beneficiosas que pueblan el cuerpo humano son capaces de desarrollar. Actualmente, existen consolidadas evidencias científicas que prueban la relación existente entre la microbiota intestinal y algunas alteraciones como la obesidad y la diabetes, o con enfermedades neurológicas y/o de base inmunológica, como la esclerosis múltiple o el alzhéimer y enfermedades de la piel como la dermatitis atópica, la psoriasis y el acné, entre otras.

Productos probióticos

Una forma de restaurar la microbiota intestinal dañada es mediante la ingesta de una dieta que incluya alimentos fermentados, ricos en bacterias ácido lácticas que colonizan nuestro intestino.

– Los alimentos ricos en este tipo de microorganismos son los llamados alimentos probióticos. Algunos de ellos tan conocidos como el yogur, el kéfir, los encurtidos, la sopa miso o ciertos tipos de queso.

– Además, las bacterias probióticas (lactobacilos y bifidobacterias son las más conocidas) se pueden adquirir por medio de preparados farmacológicos de venta libre.

– Suelen ser recomendados por la comunidad médica como tratamiento de la gastroenteritis, en algunas intolerancias alimentarias y en determinadas enfermedades intestinales, así como coadyuvante al tratamiento con antibióticos para evitar la diarrea asociada al consumo de estos últimos. Los antibióticos no solo destruyen las bacterias nocivas causantes de la infección sino que eliminan también las que pueblan, de forma natural, nuestro intestino.

– Ciertas cepas probióticas están también indicadas en determinadas alteraciones ginecológicas y dermatológicas, por su capacidad de restablecer el equilibrio epitelial dañado en numerosas afecciones urogenitales y dérmicas, así como por sus efectos inmunomoduladores y antiinflamatorios.

Dr. Vicente Navarro. CEO y Director de Investigación de Bioithas.

Productos prebióticos

También de fácil adquisición tanto en nuestra dieta como en forma de producto alimenticio o farmacéutico son los conocidos prebióticos. Estos se definen como sustratos que favorecen el crecimiento selectivo de ciertas bacterias intestinales (mayoritariamente bifidobacterias), proporcionando con ello un beneficio para la salud.

– Son, principalmente, carbohidratos fermentables procedentes de la fibra dietética, como los fructooligo- sacáridos (FOS o fructanos) y la inulina. Algunos alimentos como el plátano, la cebolla, el ajo, los espárragos y los cereales son una fuente de FOS. Mientras que la alcachofa y la achicoria, lo son de inulina.

– Además, los galactooligosacáridos de la leche materna y de algunos productos lácteos fermentados también generan este efecto prebiótico.

– La combinación de los dos anteriores da lugar a los llamados simbióticos (mezclas de prebióticos y probióticos). Estos mejoran la supervivencia y colonización de los microorganismos vivos beneficiosos en el tracto gastrointestinal.

Productos postbióticos

Otros productos que gozan de menor popularidad, pero que están cobrando fuerza en el mercado, son los postbióticos. Los postbióticos son sustancias generadas a partir del metabolismo de los probióticos y que, en algunos casos, ejercen efectos metabólicos e inmunomoduladores beneficiosos para la salud. Bajo este concepto, se conocen varias sustancias solubles producidas por distintas cepas bacterianas, como son ácidos grasos de cadena corta, enzimas, péptidos, polisacáridos, vitaminas y ácidos orgánicos.

Finalmente tenemos a los paraprobióticos. Estos se diferencian por tratarse de microorganismos no viables o inactivados (o sus fracciones celulares) y que podrían ser, teóricamente, más seguros y estables.

En cuanto a la elección final del producto, aconsejamos informarse cuidadosamente mediante el asesoramiento de un profesional de salud familiarizado con este tipo de suplementos. Su indicación terapéutica será específica del tipo de cepa utilizado y su comercialización debe estar respaldada por ensayos clínicos previos bien diseñados y comunicados en revistas de la comunidad científica en biomedicina.

Además, deberemos siempre cerciorarnos de que el preparado en cuestión cumple los estándares básicos de etiquetado, conservación y envasado, adquiriéndolos en establecimientos de venta confiables como, por ejemplo, la farmacia.

Bioithas

Artículo publicado en el nº 52 de Más Que Salud.

 

Comentarios
Hacer un comentario

You don't have permission to register
A %d blogueros les gusta esto:

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información


Cookies MASQUESALUD.ES Una "Cookie" es un pequeño archivo que se almacena en el ordenador del usuario y nos permite reconocerle. El conjunto de "cookies" nos ayuda a mejorar la calidad de nuestra web, permitiéndonos controlar qué páginas encuentran nuestros usuarios útiles y cuáles no. Las cookies son esenciales para el funcionamiento de internet, aportando innumerables ventajas en la prestación de servicios interactivos, facilitándole la navegación y usabilidad de nuestra web. Tenga en cuenta que las cookies no pueden dañar su equipo y que, a cambio, el que estén activadas nos ayudan a identificar y resolver los errores. La información que le proporcionamos a continuación, le ayudará a comprender los diferentes tipos de cookies: Cookies de sesión: son cookies temporales que permanecen en el archivo de cookies de su navegador hasta que abandone la página web, por lo que ninguna queda registrada en el disco duro del usuario. La información obtenida por medio de estas cookies sirve para analizar pautas de tráfico en la web. A la larga, ésto nos permite proporcionar una mejor experiencia para mejorar el contenido y facilitando su uso. Cookies permanentes: son almacenadas en el disco duro y nuestra web las lee cada vez que usted realiza una nueva visita. Una cookie permanente posee una fecha de expiración determinada. La cookie dejará de funcionar después de esa fecha. Las utilizamos, generalmente, para facilitar los servicios de compra y registro. A continuación publicamos una relación de las principales cookies utilizadas en nuestras web, distinguiendo: Las cookies estrictamente necesarias como por ejemplo, aquellas que sirvan para una correcta navegación o las que permitan realizar el pago de bienes o servicios solicitados por el usuario o cookies que sirvan para asegurar que el contenido de la página web se carga eficazmente. Las cookies de terceros como por ejemplo, las usadas por redes sociales, o por complementos externos de contenido como Google Maps. Las cookies analíticas con propósitos de mantenimiento periódico y en aras de garantizar el mejor servicio posible al usuario, los sitios web hacen uso normalmente de cookies "analíticas" para recopilar datos estadísticos de la actividad. Garantías complementarias – Gestión de cookies: Como garantía complementaria a las anteriormente descritas, el registro de las cookies podrá estar sujeto a su aceptación durante la instalación o puesta al día del navegador usado, y esta aceptación puede en todo momento ser revocada mediante las opciones de configuración de contenidos y privacidad disponibles en su navegador. Muchos navegadores permiten activar un modo privado mediante el cual las cookies se borran siempre después de su visita. Dependiendo de cada navegador este modo privado puede tener diferentes nombres. A continuación encontrará una lista de los navegadores más comunes y los diferentes nombres de este “modo privado”: Internet Explorer 8 y superior InPrivate Safari 2 y superior Navegación Privada Opera 10.5 y superior Navegación Privada FireFox 3.5 y superior Navegación Privada Google Chrome 10 y superior Incógnito Importante: Por favor, lea atentamente la sección de ayuda de su navegador para conocer más acerca sobre la configuración de privacidad y de cómo activar el “modo privado”. Podrá seguir visitando nuestra tienda online aunque su navegador esté en “modo privado”, si bien, su navegación por la misma puede no ser óptima y algunas utilidades pueden no funcionar correctamente.

Cerrar