¿Qué sabemos de la hemofilia?

La hemofilia ha sido descrita por la ciencia como una alteración poco frecuente en la coagulación de la sangre, que lleva a que se produzcan hemorragias de gran magnitud de modo espontáneo o ante pequeñas lesiones. Asimismo, suele causar la proliferación de hematomas sin causas aparentes y dolor articular.

Causas de la hemofilia

Esta condición se produce por una mutación en el cromosoma X, la cual se traduce en una menor producción de algunos tipos de proteínas encargadas de la coagulación. Al tratarse de una afección de orígenes genéticos es hereditaria, por lo que se transmite de padres a hijos.

Prevalencia de la hemofilia

Se estima que la prevalencia de esta condición gira en torno al 0,008 % de la población mundial o, lo que es lo mismo, 1 caso por cada 12.000 personas siendo significativamente más común en varones que en hembras. Por lo general, los hijos varones de mujeres portadoras serán más proclives a manifestar los signos de la enfermedad.

La hemofilia: ¿enfermedad de reyes?

Durante el siglo XX la hemofilia tuvo gran presencia en los integrantes de las familias reales de Europa, por lo que popularmente esta afección recibió el nombre de “Enfermedad de los reyes”. Se cree que la Reina Victoria de Inglaterra era portadora de la enfermedad y que la legó a sus descendientes varones del mismo país, así como a los de los reinos de España, Prusia y Rusia, quienes llegaron a padecerla.

A pesar de que muchos asocian esta alteración con la realeza, existe gran cantidad de personas afectadas por la misma que no tienen relación de consanguinidad o afinidad con los representantes de las monarquías.

Tipos de hemofilia

Existen dos tipos de hemofilia según el factor de coagulación en el que se produce el déficit:

Hemofilia tipo A (o hemofilia clásica)

Se trata de un trastorno hemorrágico producido por una baja producción del factor de coagulación VIII (también conocido como factor antihemofílico A). 

Hemofilia tipo B (o enfermedad de Christmas) 

Consiste en la alteración de la coagulación sanguínea relacionada con la producción deficitaria del factor IX(denominado también factor antihemofílico B).

Independientemente de la causa que genere la enfermedad, los síntomas serán muy similares.

Diagnóstico de la hemofilia

Para diagnosticar la hemofilia, se debe tomar una muestra de sangre y calcular la presencia de los factores de coagulación que son susceptibles de alteración. Para determinar que existe hemofilia A deberá constatarse una disminución en los valores normales del factor VIII, mientras que en el caso de la variedad B se deberá ocurrir lo propio con respecto al factor IX.

Tratamiento de la hemofilia

La principal forma de tratamiento para la hemofilia consiste en suplir la ausencia del factor de coagulación deficiente en sangre mediante transfusiones provenientes de donantes sanos o aplicando sustancias creadas en laboratorio. Algunos medicamentos ayudan a disminuir los síntomas relacionados con este padecimiento.

Portal Hemofilia: infórmate y cuídate

Si quieres saber más sobre la hemofilia y las alternativas con las que cuentas para hacerle frente, te invitamos a visitar la web de Portal Hemofilia, en la que encontrarás información valiosa sobre la hemofilia y otras condiciones hemorrágicas.

Hacer un comentario

You don't have permission to register
A %d blogueros les gusta esto:

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información


Cookies MASQUESALUD.ES Una "Cookie" es un pequeño archivo que se almacena en el ordenador del usuario y nos permite reconocerle. El conjunto de "cookies" nos ayuda a mejorar la calidad de nuestra web, permitiéndonos controlar qué páginas encuentran nuestros usuarios útiles y cuáles no. Las cookies son esenciales para el funcionamiento de internet, aportando innumerables ventajas en la prestación de servicios interactivos, facilitándole la navegación y usabilidad de nuestra web. Tenga en cuenta que las cookies no pueden dañar su equipo y que, a cambio, el que estén activadas nos ayudan a identificar y resolver los errores. La información que le proporcionamos a continuación, le ayudará a comprender los diferentes tipos de cookies: Cookies de sesión: son cookies temporales que permanecen en el archivo de cookies de su navegador hasta que abandone la página web, por lo que ninguna queda registrada en el disco duro del usuario. La información obtenida por medio de estas cookies sirve para analizar pautas de tráfico en la web. A la larga, ésto nos permite proporcionar una mejor experiencia para mejorar el contenido y facilitando su uso. Cookies permanentes: son almacenadas en el disco duro y nuestra web las lee cada vez que usted realiza una nueva visita. Una cookie permanente posee una fecha de expiración determinada. La cookie dejará de funcionar después de esa fecha. Las utilizamos, generalmente, para facilitar los servicios de compra y registro. A continuación publicamos una relación de las principales cookies utilizadas en nuestras web, distinguiendo: Las cookies estrictamente necesarias como por ejemplo, aquellas que sirvan para una correcta navegación o las que permitan realizar el pago de bienes o servicios solicitados por el usuario o cookies que sirvan para asegurar que el contenido de la página web se carga eficazmente. Las cookies de terceros como por ejemplo, las usadas por redes sociales, o por complementos externos de contenido como Google Maps. Las cookies analíticas con propósitos de mantenimiento periódico y en aras de garantizar el mejor servicio posible al usuario, los sitios web hacen uso normalmente de cookies "analíticas" para recopilar datos estadísticos de la actividad. Garantías complementarias – Gestión de cookies: Como garantía complementaria a las anteriormente descritas, el registro de las cookies podrá estar sujeto a su aceptación durante la instalación o puesta al día del navegador usado, y esta aceptación puede en todo momento ser revocada mediante las opciones de configuración de contenidos y privacidad disponibles en su navegador. Muchos navegadores permiten activar un modo privado mediante el cual las cookies se borran siempre después de su visita. Dependiendo de cada navegador este modo privado puede tener diferentes nombres. A continuación encontrará una lista de los navegadores más comunes y los diferentes nombres de este “modo privado”: Internet Explorer 8 y superior InPrivate Safari 2 y superior Navegación Privada Opera 10.5 y superior Navegación Privada FireFox 3.5 y superior Navegación Privada Google Chrome 10 y superior Incógnito Importante: Por favor, lea atentamente la sección de ayuda de su navegador para conocer más acerca sobre la configuración de privacidad y de cómo activar el “modo privado”. Podrá seguir visitando nuestra tienda online aunque su navegador esté en “modo privado”, si bien, su navegación por la misma puede no ser óptima y algunas utilidades pueden no funcionar correctamente.

Cerrar