Perspectiva de Género en Medicina

Perspectiva de Género en Medicina es el primer monográfico coordinado por la catedrática de la UA Teresa Ruiz Cantero. La obra, publicada por la Fundación Esteve, evidencia las diferencias en las manifestaciones de enfermedades según el sexo que resultan en peor diagnóstico y tratamiento de las mujeres.

Las mujeres son peor diagnosticadas que los hombres en, al menos, 700 patologías, según el libro «Perspectiva de género en medicina«, coordinado por la catedrática de Medicina Preventiva y Salud Pública de la Universidad de Alicante, María Teresa Ruiz Cantero, y publicado por la Fundación Dr. Antoni Esteve.

Las mujeres son peor diagnosticadas que los hombres en, al menos, 700 patologías, con la única excepción de la osteoporosis.

“Con el conocimiento existente, ya no podemos utilizar el modelo de ‘talla única’ donde la forma de enfermar es la de los hombres, puesto que sus consecuencias se miden en demora y errores en el diagnóstico, sesgos de género en el tratamiento, y en el aumento de la morbilidad y mortalidad evitable en las mujeres”, explica María Teresa Ruiz Cantero. Tal y como se identifica en esta obra, el retraso diagnóstico mayor en las mujeres que en los hombres se ha identificado en al menos 700 enfermedades, con la única excepción de la osteoporosis. “Las estrategias nacionales establecidas deben considerar las diferencias entre ambos sexos en los síntomas y signos”, añade la catedrática de la UA.

A pesar de que varios estudios científicos concluyen que las mujeres que toman medicamentos cardiovasculares tienten entre 2 y 2,5 veces más probabilidades de padecer efectos secundarios y adversos que los hombres con el mismo fármaco, los profesionales sanitarios siguen utilizando las mismas dosis para ambos sexos. En el infarto, también se ha demostrado el sesgo diagnóstico que supone para las mujeres utilizar el patrón de síntomas masculino, que puede conducir a falsos negativos. Son solo dos ejemplos de cómo los sesgos de género pueden influir en la atención sanitaria, en la educación médica y en la investigación.

Antecedentes

La Fundación Dr. Antoni Esteve publica la monografía “Perspectiva de género en medicina”, primer libro que aborda la experiencia de aplicación de la perspectiva de género de un grupo de profesionales de diferentes especialidades dentro de los ámbitos asistenciales y de investigación. La monografía surge de una mesa redonda realizada en Barcelona en 2018 en la que 24 profesionales abordaron esta cuestión desde diferentes disciplinas, desde las enfermedades infecciosas, cardiovasculares y respiratorias hasta la nefrología y la reumatología, pasando por la hipercolesterolemia, la pediatría y la ginecología y obstetricia.

El sesgo de género en la atención sanitaria se produce “cuando a igual necesidad sanitaria en hombres y mujeres se realiza un mayor esfuerzo diagnóstico o terapéutico en un sexo respecto al otro, pudiendo contribuir a desigualdades en salud entre hombres y mujeres”. El concepto surgió en 1991 a raíz de un artículo publicado en The New England Journal of Medicine. En él se detectó una diferencia significativa según el sexo en la realización de angiografías coronarias en pacientes de los hospitales de Harvard y New Haven por enfermedad coronaria, mayor en los hombres que en las mujeres. Ante la presunción errónea de igualdad entre hombres y mujeres en el curso de la enfermedad, en muchas ocasiones la enfermedad no es sospechada en las mujeres.

Perfil de biología diferente

De forma alternativa, se ha planteado que las mujeres y los hombres tienen diferente perfil de salud por ser esencialmente distintos en su biología. “Por ejemplo, las mujeres son etiquetadas con mayor frecuencia de problemas de salud mental, pero si a la depresión y la ansiedad les añadimos el alcoholismo y el suicidio la prevalencia es similar en ambos sexos”, explica María Teresa Ruiz Cantero. Antes del descubrimiento de Helicobacter pylori como agente causal de la úlcera péptica, la prevalencia en las mujeres se creía inferior a la de los hombres porque se relacionaba el riesgo con patrones masculinos como el fumar tabaco. También el tabaco como riesgo de enfermedad pulmonar obstructiva crónica era la razón de un diagnóstico menos frecuente en las mujeres, algo que se ha superado con la realización de las espirometrías.

De la misma forma, también pueden producirse infradiagnósticos en los hombres. Es el caso de la osteoporosis, que supone aproximadamente un tercio del total de los casos pero es más sospechada y buscada en las mujeres por la menopausia. Los sesgos de género en la atención sanitaria, por tanto, también se producen cuando se presuponen diferencias en la expresión de las enfermedades entre ambos sexos que son erróneas.

Así, apunta Ruiz Cantero, “nos encontramos con enfermedades de mayor prevalencia en un sexo; enfermedades con diferente edad de inicio, sintomatología (como el infarto), respuesta al tratamiento y pronóstico en un sexo respecto al otro y enfermedades únicas de un sexo, asociadas con la reproducción”.

“La perspectiva de género aporta información que ayuda a repensar por qué y cómo los sesgos de género pueden llevar a un concepto erróneo de ciertas enfermedades, sobre todo en las mujeres, e influir en sesgos de género en el proceso asistencial, tanto en el esfuerzo diagnóstico (acceso, demora y espera desigual a la atención sanitaria oportuna desde el comienzo de los síntomas, errores diagnósticos) como en el esfuerzo derivado (tipos de estrategias terapéuticas, consumo y gasto por sexo, y sobreprescripción de terapias)”, concluye la catedrática de la UA.

Foto: María Teresa Ruiz Cantero (Autor: Roberto Ruiz)

Hacer un comentario

You don't have permission to register
A %d blogueros les gusta esto:

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información


Cookies MASQUESALUD.ES Una "Cookie" es un pequeño archivo que se almacena en el ordenador del usuario y nos permite reconocerle. El conjunto de "cookies" nos ayuda a mejorar la calidad de nuestra web, permitiéndonos controlar qué páginas encuentran nuestros usuarios útiles y cuáles no. Las cookies son esenciales para el funcionamiento de internet, aportando innumerables ventajas en la prestación de servicios interactivos, facilitándole la navegación y usabilidad de nuestra web. Tenga en cuenta que las cookies no pueden dañar su equipo y que, a cambio, el que estén activadas nos ayudan a identificar y resolver los errores. La información que le proporcionamos a continuación, le ayudará a comprender los diferentes tipos de cookies: Cookies de sesión: son cookies temporales que permanecen en el archivo de cookies de su navegador hasta que abandone la página web, por lo que ninguna queda registrada en el disco duro del usuario. La información obtenida por medio de estas cookies sirve para analizar pautas de tráfico en la web. A la larga, ésto nos permite proporcionar una mejor experiencia para mejorar el contenido y facilitando su uso. Cookies permanentes: son almacenadas en el disco duro y nuestra web las lee cada vez que usted realiza una nueva visita. Una cookie permanente posee una fecha de expiración determinada. La cookie dejará de funcionar después de esa fecha. Las utilizamos, generalmente, para facilitar los servicios de compra y registro. A continuación publicamos una relación de las principales cookies utilizadas en nuestras web, distinguiendo: Las cookies estrictamente necesarias como por ejemplo, aquellas que sirvan para una correcta navegación o las que permitan realizar el pago de bienes o servicios solicitados por el usuario o cookies que sirvan para asegurar que el contenido de la página web se carga eficazmente. Las cookies de terceros como por ejemplo, las usadas por redes sociales, o por complementos externos de contenido como Google Maps. Las cookies analíticas con propósitos de mantenimiento periódico y en aras de garantizar el mejor servicio posible al usuario, los sitios web hacen uso normalmente de cookies "analíticas" para recopilar datos estadísticos de la actividad. Garantías complementarias – Gestión de cookies: Como garantía complementaria a las anteriormente descritas, el registro de las cookies podrá estar sujeto a su aceptación durante la instalación o puesta al día del navegador usado, y esta aceptación puede en todo momento ser revocada mediante las opciones de configuración de contenidos y privacidad disponibles en su navegador. Muchos navegadores permiten activar un modo privado mediante el cual las cookies se borran siempre después de su visita. Dependiendo de cada navegador este modo privado puede tener diferentes nombres. A continuación encontrará una lista de los navegadores más comunes y los diferentes nombres de este “modo privado”: Internet Explorer 8 y superior InPrivate Safari 2 y superior Navegación Privada Opera 10.5 y superior Navegación Privada FireFox 3.5 y superior Navegación Privada Google Chrome 10 y superior Incógnito Importante: Por favor, lea atentamente la sección de ayuda de su navegador para conocer más acerca sobre la configuración de privacidad y de cómo activar el “modo privado”. Podrá seguir visitando nuestra tienda online aunque su navegador esté en “modo privado”, si bien, su navegación por la misma puede no ser óptima y algunas utilidades pueden no funcionar correctamente.

Cerrar