Métodos anticonceptivos: ¿son beneficiosos?

Desde que se me plantea hablar de los métodos anticonceptivos he buscado la manera de transmitiros una visión esquemática de este campo tan importante, y que genera tantas preguntas en la consulta. 

La sexualidad es un concepto muy amplio, que está influenciada por factores culturales, éticos y sociales. No es lo mismo hablar aquí de anticonceptivos que tener que hacerlo, no yendo muy lejos, en otro país. Incluso os diría que varía entre personas, porque la forma de entender la anticoncepción cambia, y tienes que saber qué tipo de paciente tienes delante y cómo guiarla.

También es diferente según el rango de edad, no es lo mismo ofrecer un método anticonceptivo a una adolescente que a una mamá que está dando de mamar. Las necesidades de adolescente que inicia sus primeras relaciones sexuales no pueden ser las mismas tampoco que una paciente que está en la perimenopausia o una paciente que desea un método definitivo.

Lo que buscamos en un método anticonceptivo, como la palabra indica es evitar el embarazo, pero yo iría más allá. Yo creo se trata también de poder vivir la sexualidad de forma plena y sin miedo al embarazo, poder planear cuándo ser madre, o cuántos hijos tener, poder decidir en definitiva. Y tener una herramienta más para evitar el embarazo no deseado.

Otro aspecto a tener en cuenta es si se trata de una pareja estable o no, aunque la definición de estable es imprecisa, no podemos poner un límite de tiempo a partir del cual la pareja pasa a ser estable.

Después de plantearnos, como si de un conjunto se tratara, lo social, lo ético, lo cultural y lo personal, es necesario decidir un método anticonceptivo. Y hay que decidir un método eficaz, seguro y con buena cumplimentación, porque de poco servirá todo si la paciente no lo toma. Y ahí juega un papel importante la confianza que tengáis con vuestro ginecólogo.

Habitualmente existe cierto rechazo a los anticonceptivos, ya que se relacionan con hormonas, y a éstas con aumento de peso, disminución del deseo sexual, cambio repentino del humor o incluso con algunos tipos de cáncer. Es importante poder explicaros cuáles de estas afirmaciones tienen fundamento médico. Y si aun así no queréis tomar tratamientos hormonales haceros saber que no todos los métodos anticonceptivos son hormonales, existen anticonceptivos sin hormonas.

¿Cuáles son los auténticos beneficios de los métodos anticonceptivos?

Además del ya mencionado acerca de la planificación familiar (si mantienes relaciones sexuales sin usar ningún método anticonceptivo durante 1 año, tienes un 85% de posibilidades de quedarte embarazada, y piensa que el 37% de las parejas corren ese riesgo al no utilizar ningún método), es crucial el hecho de evitar enfermedades de transmisión sexual (que aparecen con más frecuencia en parejas menores de 25 años). Y esto se puede conseguir mediante métodos anticonceptivos de barrera o el doble método (se trata de usar conjuntamente anticonceptivos hormonales y un método barrera).

Existen múltiples métodos de anticoncepción que vuestro ginecólogo os explicará de forma personalizada y con detalle. Sin embargo, con estas líneas lo que yo os quería transmitir son estos conceptos sobre los métodos contraceptivos:

– La sexualidad, y por tanto, los métodos anticonceptivos, son responsabilidad de los dos miembros de la pareja, no solo tuyo.

– No te arriesgues, no habrá beneficio posterior.

– Acude a tu ginecólogo para que te ayude a decidir qué anticonceptivo es mejor para ti.

 

Dra. Alicia Esparza

Hospital Vithas Internacional Medimar

*Artículo publicado en la revista nº 42 de Más Que Salud.

Hacer un comentario

You don't have permission to register
A %d blogueros les gusta esto: