La responsabilidad en los servicios sanitarios

Francisco Lavale, abogado experto en Derecho Sanitario, nos habla acerca de la responsabilidad en los servicios sanitarios.

Los servicios sanitarios son como una maquinaria de precisión: cada elemento cumple su función y si alguno falla, por nimio que parezca, el conjunto falla. Porque, en sanidad, todo es importante, aunque no siempre exista esa consciencia.

Pacientes y usuarios reciben en directo cualquier fallo que esa maquinaria de precisión pueda tener. Productos de limpieza de baja calidad pueden suponer una mayor incidencia de infecciones. Una mala coordinación en urgencias puede provocar daños para salud y vida.

Los profesionales sanitarios, en contacto directo con pacientes y usuarios, reciben las primeras quejas que los fallos del sistema provocan. Sufren también perjuicios: escaso descanso entre jornadas, horarios limitados para la realización de pruebas diagnósticas, escasez -o ausencia- de determinados productos en stock…

Los pacientes no conocen estas realidades, ni tiene por qué, responsabilizando a los profesionales sanitarios (médicos y enfermería, principalmente), que reciben no sólo las quejas sino las denuncias de responsabilidad profesional (o sus airados anuncios verbales, al menos). Esta situación les genera estrés, frustración, sensación de impotencia y descontento, contribuyendo al síndrome burn out. Esto puede afectar tanto a su propia salud como a la calidad de su trabajo.

Sean públicos o privados, la gestión de los centros sanitarios es cosa muy seria y supone una responsabilidad muy grande.

Así lo establece la normativa vigente desde hace años, aunque algunos responsables de los servicios sanitarios todavía no lo vean así. Directivos profesionales de centros sanitarios analizan estas situaciones en numerosos foros y va asentándose la idea de la importancia de la calidad de la propia gestión en la satisfactoria prestación de los servicios asistenciales, en la reputación del centro sanitario, en sus resultados económicos, en la reducción de las demandas de responsabilidad sanitaria…

Daño reputacional

Cada vez que salta a los medios la noticia de un daño sufrido en un centro sanitario, el daño reputacional que éste sufre es terrible, duradero y muy difícil de olvidar por la sociedad. Saber que ha habido infecciones en un quirófano por falta de higiene, que alguien ha resultado perjudicado porque no se hizo una resonancia debido a que el equipo estaba averiado desde hacía meses, o que no tenía guardia un especialista que pudiera haber evitado el daño padecido por un paciente, son sólo algunos ejemplos que prueban la necesidad de dedicar esfuerzos eficaces en la gestión de los centros sanitarios.

La responsabilidad de los servicios sanitarios es de los centros y sus gestores.

Los recursos necesarios para revertir una mala noticia referida a un centro sanitario son abrumadores en comparación con lo que costaría prevenirlos. Por supuesto que existen las noticias falsas, y por supuesto que se cometerán errores, pero la inversión en la calidad de la gestión del centro previene la mayoría de esos fallos en la prestación del servicio sanitario y contribuye a reducir los daños reputacionales cuando se producen.

La responsabilidad por la prestación de los servicios sanitarios es de los propios centros, y de sus gestores. Y es posible prevenir los daños derivados haciendo que esa maquinaria de precisión funcione correctamente.

Artículo publicado en el nº 50 de Más Que Salud:

Hacer un comentario

You don't have permission to register
A %d blogueros les gusta esto:

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información


Cookies MASQUESALUD.ES Una "Cookie" es un pequeño archivo que se almacena en el ordenador del usuario y nos permite reconocerle. El conjunto de "cookies" nos ayuda a mejorar la calidad de nuestra web, permitiéndonos controlar qué páginas encuentran nuestros usuarios útiles y cuáles no. Las cookies son esenciales para el funcionamiento de internet, aportando innumerables ventajas en la prestación de servicios interactivos, facilitándole la navegación y usabilidad de nuestra web. Tenga en cuenta que las cookies no pueden dañar su equipo y que, a cambio, el que estén activadas nos ayudan a identificar y resolver los errores. La información que le proporcionamos a continuación, le ayudará a comprender los diferentes tipos de cookies: Cookies de sesión: son cookies temporales que permanecen en el archivo de cookies de su navegador hasta que abandone la página web, por lo que ninguna queda registrada en el disco duro del usuario. La información obtenida por medio de estas cookies sirve para analizar pautas de tráfico en la web. A la larga, ésto nos permite proporcionar una mejor experiencia para mejorar el contenido y facilitando su uso. Cookies permanentes: son almacenadas en el disco duro y nuestra web las lee cada vez que usted realiza una nueva visita. Una cookie permanente posee una fecha de expiración determinada. La cookie dejará de funcionar después de esa fecha. Las utilizamos, generalmente, para facilitar los servicios de compra y registro. A continuación publicamos una relación de las principales cookies utilizadas en nuestras web, distinguiendo: Las cookies estrictamente necesarias como por ejemplo, aquellas que sirvan para una correcta navegación o las que permitan realizar el pago de bienes o servicios solicitados por el usuario o cookies que sirvan para asegurar que el contenido de la página web se carga eficazmente. Las cookies de terceros como por ejemplo, las usadas por redes sociales, o por complementos externos de contenido como Google Maps. Las cookies analíticas con propósitos de mantenimiento periódico y en aras de garantizar el mejor servicio posible al usuario, los sitios web hacen uso normalmente de cookies "analíticas" para recopilar datos estadísticos de la actividad. Garantías complementarias – Gestión de cookies: Como garantía complementaria a las anteriormente descritas, el registro de las cookies podrá estar sujeto a su aceptación durante la instalación o puesta al día del navegador usado, y esta aceptación puede en todo momento ser revocada mediante las opciones de configuración de contenidos y privacidad disponibles en su navegador. Muchos navegadores permiten activar un modo privado mediante el cual las cookies se borran siempre después de su visita. Dependiendo de cada navegador este modo privado puede tener diferentes nombres. A continuación encontrará una lista de los navegadores más comunes y los diferentes nombres de este “modo privado”: Internet Explorer 8 y superior InPrivate Safari 2 y superior Navegación Privada Opera 10.5 y superior Navegación Privada FireFox 3.5 y superior Navegación Privada Google Chrome 10 y superior Incógnito Importante: Por favor, lea atentamente la sección de ayuda de su navegador para conocer más acerca sobre la configuración de privacidad y de cómo activar el “modo privado”. Podrá seguir visitando nuestra tienda online aunque su navegador esté en “modo privado”, si bien, su navegación por la misma puede no ser óptima y algunas utilidades pueden no funcionar correctamente.

Cerrar