Exposoma: qué es y cómo afecta a tu piel

Cuando hablamos de exposoma nos referimos al conjunto de factores internos y externos que afectan al estado de nuestra piel, entre ellos: alimentación, radiación UV, contaminación, ritmo de vida, etc.

Es decir, se trata de la suma de factores a los que estamos expuestos desde nuestro nacimiento hasta nuestra muerte. Este término fue acuñado en 2005 por Christopher P. Wild, epidemiólogo molecular y director de la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer, quien pretendía explicar cómo el cuerpo humano se relaciona como el entorno y responde ante su exposición.

El exposoma es el responsable de hasta un 80% del envejecimiento de nuestra piel

En base a los estudios realizados, podemos afirmar que hasta el 80% del envejecimiento cutáneo es debido al exposoma, mientras que el 20% restante corresponde a los genes. Por lo tanto, ese 80% corresponderá a factores externos que podemos controlar.

La posibilidad de conocer el impacto de estos factores nos dará las claves para conocer mejor los mecanismos del envejecimiento y cómo podemos combatirlos. De todos los factores, el que más afecta a nuestra piel es la radiación solar, sobretodo durante los meses de verano, donde la radiación UV es mayor. Además, es cuando pasamos más tiempo al aire libre. De ahí la importancia de elegir un buen protector solar, como por ejemplo los protectores solares de la marca Ladival.

No debemos olvidar que la piel tiene memoria, por lo que los efectos nocivos del sol se acumulan progresivamente en ésta a lo largo de la vida. Las radiaciones violetas también son responsables del envejecimiento cutáneo, quemaduras y cáncer de piel, entre otras.

Repasemos a continuación otros factores que también afectan a nuestra piel.

Exposoma: los factores que más afectan a nuestra piel

  • La contaminación

La contaminación puede proceder de muchas fuentes: emisión de gases, tráfico, niveles de ozono, etc. Está demostrado que exposiciones altas de contaminación puede causar manchas en la piel. Además, el ozono del ambiente reduce los antioxidantes, haciendo que la piel se vuelva más susceptible al envejecimiento.

  • El tabaco

No sólo es nocivo para la salud, sino también para la piel. El consumo del tabaco provoca un aumento en el número de arrugas, influyendo también en el brillo y la tonalidad del cutis. ¿Te has fijado alguna vez en el tono opaco y cetrino de algunas personas fumadoras? Por si no fuera suficiente, la cicatrización es peor, y hay una mayor propensión a la aparición de manchas, además de una mayor laxitud.

  • La alimentación

Una dieta equilibrada, rica en antioxidantes (frutas y verduras), protege frente el envejecimiento. Sin embargo, una mala alimentación (ultraprocesados, alcohol…) dañará la piel y el proceso de envejecimiento se acelerará. La mala alimentación también causa otros síntomas como la dermatitis. Por lo tanto, una dieta adecuada es clave para el equilibrio y funcionalidad de nuestro cutis.

· El estrés

El estrés crónico afecta negativamente al sistema inmune, generando una mayor producción de cortisol. Esto produce desajustes hormonales y debilita nuestro sistema inmunológico. Además, inhibe la producción de colágeno y elastina, que le proporcionan a la piel elasticidad, volviéndose más vulnerable.

  • El clima

La temperatura es clave en la salud de la piel. Por una parte , el frío y el viento alteran la barrera cutánea, ya que pueden provocar la deshidratación de la piel al bajar la humedad del ambiente. Esto conduce a que la piel se reseque. En cuanto a las altas temperaturas, por su parte, producen una bajada de los niveles antioxidantes , dañando la proteína encargada de crear colágeno, favoreciendo el envejecimiento prematuro de las células.

  • La falta de sueño

Dormir poco afecta tanto a nuestra piel como a nuestro estado de  ánimo, provocando mal humor, tristeza o irritabilidad. Los recomendable es dormir entre siete y ocho horas al día. La falta de sueño también se asocia a un mayor riesgo de patologías crónicas, así como arrugas más marcadas y tono irregular.

¿Por qué es importante un buen descanso?

  • Para eliminar las toxinas acumuladas durante el día.
  • Porque mientras duermes el cuerpo produce colágeno y elastina.
  • Porque las cremas actúan mejor de noche. Al aumentar la circulación de la sangre la piel se vuelve más permeable y receptiva. Restaura su vitalidad y combate la aparición de arrugas.

Ahora que ya conoces los principales factores que afectan a tu piel, en tu mano está conseguir una piel más joven y saludable.

Recomendaciones para tener una piel más sana

Para evitar el envejecimiento prematuro, desde Más Que Salud te recomendamos una serie de sencillos cambios que puedes incluir en tu día a día:

– tomar frutas y verduras ricas en antioxidantes

– dormir entre 7/8 horas al día

– evitar el tabaco y el alcohol

– realizar 30 minutos de actividad física diaria

– utilizar un buen protector solar

También el uso de cosméticos específicos pueden ser de gran ayuda, ya que estos actuarán como escudo protector.

Siguiendo estas sencillas recomendaciones conseguirás una apariencia más joven y saludable, independientemente de tu edad.

Hacer un comentario

You don't have permission to register
A %d blogueros les gusta esto:

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información


Cookies MASQUESALUD.ES Una "Cookie" es un pequeño archivo que se almacena en el ordenador del usuario y nos permite reconocerle. El conjunto de "cookies" nos ayuda a mejorar la calidad de nuestra web, permitiéndonos controlar qué páginas encuentran nuestros usuarios útiles y cuáles no. Las cookies son esenciales para el funcionamiento de internet, aportando innumerables ventajas en la prestación de servicios interactivos, facilitándole la navegación y usabilidad de nuestra web. Tenga en cuenta que las cookies no pueden dañar su equipo y que, a cambio, el que estén activadas nos ayudan a identificar y resolver los errores. La información que le proporcionamos a continuación, le ayudará a comprender los diferentes tipos de cookies: Cookies de sesión: son cookies temporales que permanecen en el archivo de cookies de su navegador hasta que abandone la página web, por lo que ninguna queda registrada en el disco duro del usuario. La información obtenida por medio de estas cookies sirve para analizar pautas de tráfico en la web. A la larga, ésto nos permite proporcionar una mejor experiencia para mejorar el contenido y facilitando su uso. Cookies permanentes: son almacenadas en el disco duro y nuestra web las lee cada vez que usted realiza una nueva visita. Una cookie permanente posee una fecha de expiración determinada. La cookie dejará de funcionar después de esa fecha. Las utilizamos, generalmente, para facilitar los servicios de compra y registro. A continuación publicamos una relación de las principales cookies utilizadas en nuestras web, distinguiendo: Las cookies estrictamente necesarias como por ejemplo, aquellas que sirvan para una correcta navegación o las que permitan realizar el pago de bienes o servicios solicitados por el usuario o cookies que sirvan para asegurar que el contenido de la página web se carga eficazmente. Las cookies de terceros como por ejemplo, las usadas por redes sociales, o por complementos externos de contenido como Google Maps. Las cookies analíticas con propósitos de mantenimiento periódico y en aras de garantizar el mejor servicio posible al usuario, los sitios web hacen uso normalmente de cookies "analíticas" para recopilar datos estadísticos de la actividad. Garantías complementarias – Gestión de cookies: Como garantía complementaria a las anteriormente descritas, el registro de las cookies podrá estar sujeto a su aceptación durante la instalación o puesta al día del navegador usado, y esta aceptación puede en todo momento ser revocada mediante las opciones de configuración de contenidos y privacidad disponibles en su navegador. Muchos navegadores permiten activar un modo privado mediante el cual las cookies se borran siempre después de su visita. Dependiendo de cada navegador este modo privado puede tener diferentes nombres. A continuación encontrará una lista de los navegadores más comunes y los diferentes nombres de este “modo privado”: Internet Explorer 8 y superior InPrivate Safari 2 y superior Navegación Privada Opera 10.5 y superior Navegación Privada FireFox 3.5 y superior Navegación Privada Google Chrome 10 y superior Incógnito Importante: Por favor, lea atentamente la sección de ayuda de su navegador para conocer más acerca sobre la configuración de privacidad y de cómo activar el “modo privado”. Podrá seguir visitando nuestra tienda online aunque su navegador esté en “modo privado”, si bien, su navegación por la misma puede no ser óptima y algunas utilidades pueden no funcionar correctamente.

Cerrar