Especialistas en implantología dental.Clínica Salud dental blanco

Aunque no siempre se le da la importancia que merece, la pérdida de un diente es una auténtica tragedia para tu boca. Son muchas las consecuencias que puede tener relacionadas con la masticación y también con la estética. Además, provoca que se muevan otras piezas y que la situación empeore todavía más. Si te sucede, es vital actuar cuanto antes, por eso te invitamos a descubrir qué son los implantes corticales y los implantes cigomáticos. 

¿Qué debes conocer sobre los implantes corticales y sobre los implantes cigomáticos?

Ha llegado el momento de que descubras qué son tanto los implantes corticales como los cigomáticos. Te ayudará a tener claro cuál es la opción que necesitas.

¿Qué son los implantes corticales?

Los implantes corticales son los que se colocan cuando el paciente no tiene el hueso necesario para soportar el implante. Cuando pasa mucho tiempo desde que se pierde una pieza, hasta que se busca la solución es algo que sucede con frecuencia.

Este tipo de implantes se colocan en la zona cortical, que es la que tiene mayor densidad del hueso. De esta forma, se consigue fijar primero una prótesis provisional y luego una definitiva. Así no tienes que estar sin la pieza las dos semanas que hay que esperar para la definitiva.

Se logra una gran adherencia, que permite la completa funcionalidad de la nueva pieza. Es decir, se puede masticar perfectamente con ese lado, sin que exista el riesgo de que se desprenda el diente.  

Una ventaja es que es un tratamiento sustancialmente menos invasivo que otras opciones similares para colocar prótesis. Se realiza por medio de sedación consciente y el paciente puede volver a su rutina prácticamente al momento. La razón es que no es necesario abrir la encía y por eso no se necesitan puntos.

Dicho esto, no descartes sentir algo de dolor en la zona. Sigue todas las recomendaciones de tu odontólogo al respecto. En pocos días todas las molestias habrán desaparecido.

¿Qué son los implantes cigomáticos?

Otra opción para los pacientes que han perdido hueso es apostar por los implantes cigomáticos. En este caso, lo que se hace es colocar el implante en el hueso del pómulo en lugar de en el maxilar

La intervención es sencilla y también se realiza bajo sedación consciente. El implante se coloca en el cigoma, en el hueso del pómulo, y después se fija una prótesis provisional y más adelante la definitiva. 

Como en el caso anterior, el paciente puede volver a su rutina muy pronto, aunque después de ambas intervenciones se debe llevar una vida tranquila un par de días.

Con este tipo de implantes también se logra recuperar la funcionalidad y la estética facial. Las molestias que se sienten después de la intervención son leves y tu dentista te recomendará la toma de algún analgésico. Como has visto hasta ahora, la pérdida de hueso no quiere decir que no puedas optar a una nueva pieza dental. Solo tienes que apostar por los implantes corticales y los implantes cigomáticos.  Con ayuda de tu dentista podrás encontrar la mejor solución para tu boca

Hacer un comentario

You don't have permission to register
A %d blogueros les gusta esto:

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información


Cookies MASQUESALUD.ES Una "Cookie" es un pequeño archivo que se almacena en el ordenador del usuario y nos permite reconocerle. El conjunto de "cookies" nos ayuda a mejorar la calidad de nuestra web, permitiéndonos controlar qué páginas encuentran nuestros usuarios útiles y cuáles no. Las cookies son esenciales para el funcionamiento de internet, aportando innumerables ventajas en la prestación de servicios interactivos, facilitándole la navegación y usabilidad de nuestra web. Tenga en cuenta que las cookies no pueden dañar su equipo y que, a cambio, el que estén activadas nos ayudan a identificar y resolver los errores. La información que le proporcionamos a continuación, le ayudará a comprender los diferentes tipos de cookies: Cookies de sesión: son cookies temporales que permanecen en el archivo de cookies de su navegador hasta que abandone la página web, por lo que ninguna queda registrada en el disco duro del usuario. La información obtenida por medio de estas cookies sirve para analizar pautas de tráfico en la web. A la larga, ésto nos permite proporcionar una mejor experiencia para mejorar el contenido y facilitando su uso. Cookies permanentes: son almacenadas en el disco duro y nuestra web las lee cada vez que usted realiza una nueva visita. Una cookie permanente posee una fecha de expiración determinada. La cookie dejará de funcionar después de esa fecha. Las utilizamos, generalmente, para facilitar los servicios de compra y registro. A continuación publicamos una relación de las principales cookies utilizadas en nuestras web, distinguiendo: Las cookies estrictamente necesarias como por ejemplo, aquellas que sirvan para una correcta navegación o las que permitan realizar el pago de bienes o servicios solicitados por el usuario o cookies que sirvan para asegurar que el contenido de la página web se carga eficazmente. Las cookies de terceros como por ejemplo, las usadas por redes sociales, o por complementos externos de contenido como Google Maps. Las cookies analíticas con propósitos de mantenimiento periódico y en aras de garantizar el mejor servicio posible al usuario, los sitios web hacen uso normalmente de cookies "analíticas" para recopilar datos estadísticos de la actividad. Garantías complementarias – Gestión de cookies: Como garantía complementaria a las anteriormente descritas, el registro de las cookies podrá estar sujeto a su aceptación durante la instalación o puesta al día del navegador usado, y esta aceptación puede en todo momento ser revocada mediante las opciones de configuración de contenidos y privacidad disponibles en su navegador. Muchos navegadores permiten activar un modo privado mediante el cual las cookies se borran siempre después de su visita. Dependiendo de cada navegador este modo privado puede tener diferentes nombres. A continuación encontrará una lista de los navegadores más comunes y los diferentes nombres de este “modo privado”: Internet Explorer 8 y superior InPrivate Safari 2 y superior Navegación Privada Opera 10.5 y superior Navegación Privada FireFox 3.5 y superior Navegación Privada Google Chrome 10 y superior Incógnito Importante: Por favor, lea atentamente la sección de ayuda de su navegador para conocer más acerca sobre la configuración de privacidad y de cómo activar el “modo privado”. Podrá seguir visitando nuestra tienda online aunque su navegador esté en “modo privado”, si bien, su navegación por la misma puede no ser óptima y algunas utilidades pueden no funcionar correctamente.

Cerrar