Embarazo por ovodonación ¿ Qué sabré de mi donante?

Tomar la importante decisión de ser madre con óvulos donados por otra mujer genera muchas preguntas. Entre ellas, la más frecuente: ¿qué podré saber de mi donante de óvulos?

En España, la ley establece que la donación de óvulos debe ser totalmente anónima. Esto implica que la mujer que reciba el ovocito nunca podrá conocer la identidad de su donante.

Sin embargo, es posible conocer sus características fenotípicas con el fin de que la madre y el futuro bebé guarden el mayor parecido.

Fertilidad y Ovodonación

El tratamiento por ovodonación constituye una solución reproductiva para mujeres que no consiguen el embarazo con sus propios óvulos. Muchas parejas acuden a centros de fertilidad en búsqueda de un tratamiento en el que se usen óvulos de una donante.

Embarazo por ovodonación: ¿qué sabré de mi donante?

Este tratamiento supone para la gran mayoría de las pacientes enfrentarse a lo que se conoce como duelo genético, es decir, tener que renunciar a sus genes para convertirse en mamá.

De acuerdo con el Dr. Sergio Rogel, ginecólogo y director médico de la clínica IVF-Spain de Alicante “la ovodonación es una práctica habitual en los centros de Reproducción Asistida españoles gracias a que por ley se garantiza el anonimato, lo que permite que las donaciones sean seguras y de calidad”.

La selección de las donantes de óvulos

El proceso de selección de donantes se regula según la Ley 14/2006, de 26 de mayo, sobre técnicas de reproducción humana asistida, que además estipula que la donante y la madre deben compartir la máxima similitud de fenotipos, es decir, que posean gran parecido físico

Otro criterio de selección fenotípica sucede cuando los padres expresan el deseo de recurrir a una donante con grupo sanguíneo compatible y, por tanto, en la selección de la donante, se tendrá en cuenta esta concordancia de grupo sanguíneo.

No es posible predecir el fenotipo del futuro bebé, pues depende de múltiples factores entre los que destacan los genes, cómo estos interactúan entre sí y con su ambiente; que es en este caso el útero de la madre gestante. De esta forma, puede ocurrir que ciertos rasgos fenotípicos característicos, como es por ejemplo la piel clara, podrían no darse exactamente en la descendencia.

Las pruebas necesarias para elegir a la donante

La Ley española de Reproducción Asistida marca una serie de requisitos para evitar en la medida de lo posible la transmisión de enfermedades hereditarias.

Entre los criterios importantes para determinar si una donante es idónea se encuentra:

  • La edad: La calidad de los óvulos depende en gran medida de este importante factor. En España la edad mínima para poder donar óvulos es de 18 años y la máxima 35.
  •  No pueden nacer más que 6 hijos de la misma donante de óvulos.
  • Estudio de enfermedades de transmisión sexual: Para garantizar que no padecen ninguna ETS, se realiza a las donantes un estudio de: VIH, clamidia, hepatitis, rubeola, toxoplasmosis, citomegalovirus o sífilis, entre otras. También se realiza un análisis genético y cromosómico con el que se descartan posibles alteraciones genéticas. Así como que su índice de masa muscular, que debe estar entre 18 y 25 para garantizar un buen estado de salud.

Algunas clínicas de reproducción asistida han dado un paso más allá, es el caso de la alicantina IVF-Spain, optan por seleccionar donantes menores de 30 años, pues tras varias investigaciones han comprobado que en esta franja de edad aumenta el éxito del embarazo.

Además, realizan el test portadores a todas las donantes de óvulos. 

Es una prueba de diagnóstico genético preconcepcional con la que se descarta la transmisión de enfermedades como Fibrosis quística y X Frágil, entre otras, ya que se obtiene información sobre más de 300 enfermedades monogénicas recesivas.

Una vez garantizada la salud general de la donante se comprueba en qué estado se encuentra su salud reproductiva. Para ello se realiza el estudio de la fertilidad en el que se analiza la Hormona antimulleriana (AMH), un marcador que ofrece información sobre la reserva ovárica de la mujer.

Por último, para velar por la salud de la donante, antes, durante y después del tratamiento se le realiza un test psicológico.

El tabú de los tratamientos con donación de gametos

Debemos entender que ser madre, es mucho más que poner la “semilla”. Implica una dedicación que no tiene que ver solo con el acto puntual de la creación de una vida, sea de forma convencional o en un laboratorio. 

Sin lugar a duda, las donantes de óvulos son grandes protagonistas durante todo el proceso reproductivo. Gracias a su aportación muchas parejas consiguen cumplir el deseo de ampliar su familia.

Lamentablemente, la ovodonación aún es un tema tabú en nuestra sociedad. Durante el proceso se produce el denominado duelo genético por el que pasa la mujer. Así como la decisión de contárselo o no a sus hijos e inclusive el qué dirán en su entorno.

Aprender a ser madre comienza dentro del vientre, con la experiencia del día a día. No implica cómo se ha conseguido el embarazo, lo importante es sentir ese vínculo inseparable y disfrutar de esa oportunidad llamada maternidad.

Hacer un comentario

You don't have permission to register
A %d blogueros les gusta esto: