Educación infantil: «Guardería sí, guardería no»

La educación infantil engloba a los niños desde su nacimiento hasta los seis años de edad y pertenece a una etapa no obligatoria.

La Educación Infantil tiene como objetivo, contribuir al desarrollo físico, sensorial, intelectual, afectivo y social de los niños. Además, se ordena en dos ciclos, el primero comprende hasta los 3 años y el segundo desde los 3 a los 6 años de edad.

Son muchas las dudas que surgen entre los padres cuando se trata de decidir qué es mejor para los niños, sobre todo en lo que a educación se refiere, por eso la Dra. Lucía Galán con su artículo, “Guardería sí, guardería no», tratará de despejar algunas de ellas:

Estamos pensando en apuntar al niño a la guardería; en casa se aburre

Y yo, entonces, pienso: “Ay, si el niño hablase…»

Si yo pudiera preguntarle a Pedrito: ¿Qué prefieres, levantarte cada día a la hora que te plazca, o madrugar todos los días para salir de casa, llueve o granice, a las ocho de la mañana? ¿Qué prefieres, que la abuelita te de la comida sentado en tu trona como un señor o esperar el turno junto con otros 12 niños a que te traigan el puré? ¿Qué te gustaría más, dormir la siesta en tu cunita tranquilo o acostarte en una habitación con otros 10 niños? ¿Qué prefieres, los besos y abrazos de tu profe o los besos y abrazos de tus papás y abuelos?

Tras la incorporación de la mujer al mundo laboral, nuestros hijos han de ser cuidados y atendidos por otras personas desde apenas los 4 meses de vida. Con las pocas facilidades que tenemos a la hora de conciliar nuestra vida familiar con el trabajo, no cabe duda que las guarderías y escuelas infantiles realizan una maravillosa función cuidando a nuestros niños. Son profesionales de la materia y saben cómo hacerlo. Pero ahí va mi pregunta: ¿Es la mejor opción? 

En el Congreso Nacional de Pediatría del año pasado celebrado en Sevilla, la respuesta fue clara y concisa: Los pediatras recomiendan no escolarizar a los niños antes de los 2 años.

“Me da pena que esté en casa, que no juegue con niños”- me dicen muchos padres.

Los niños hasta los 2 años, incluso más, no tienen ningún interés por sociabilizarse. Estamos en los años más importantes de su desarrollo emocional. Esta etapa es vital para asentar unas buenas bases afectivas. Durante estos meses de vida, lo único que necesita el niño es ver todos los días a sus padres, o a sus dos papás o a sus dos mamás o a su mamá/papá en caso de familias monoparentales… cada vez hay más modelos familiares y TODOS son igual de válidos. Necesita sus rutinas, su casa, sus horarios, sus besos y abrazos, su “minimundo”. No tiene ninguna necesidad de saber que hay allí fuera. No le interesan los otros niños, ni siquiera los otros adultos que no sean sus familiares más cercanos. ¿Qué pasa si ponemos a un niño de 12 meses en una habitación con otros 10 niños de esa edad? Cada uno irá a su aire; es más, lo más probable es que sientan angustia al perder de vista a su madre/padre y se pasen parte del tiempo mirando a la puerta a ver en qué momento reaparecen.

Así que yo a estos padres les digo: “No tengas pena porque esté en casa. Alégrate de que tengas a alguien de confianza que lo pueda cuidar a él solito en exclusiva. O siéntete afortunada de ser tú misma la que puedas llevarle al parque para disfrutar de él y del entorno.

“Ya sé que se pondrá malito más a menudo pero así, cuando empiece el cole a los 3 años, ya estará inmunizado”- Os suena ¿verdad?

Los niños que van a guarderías tiene una media de entre 8 y 10 procesos febriles al año. Esto supone un episodio  al mes si descontamos el verano, en el que espero, estarán disfrutando de sus padres en la playa o en la montaña.

Los niños que acuden a guarderías tienen el doble, incluso el triple más de posibilidades de caer enfermos que un niño que no va. Hablamos de otitis medias, resfriados, conjuntivitis,  gastroenteritis, bronquitis, neumonías. Además, tomarán más antibióticos y más tempranamente que el resto.

No hay estudios contrastados que defiendan la teoría que posteriormente se inmunizarán. Hay más de 200 virus descritos causantes de infecciones respiratorias; sería imposible inmunizarse a todos ellos. Yo me pregunto ¿Qué es preferible, tener a Pedro en casa enfermo con fiebre y sin comer a los 4 años o que esto mismo le ocurra con 11 meses?

Además, la inmunidad de los niños no está del todo desarrollada hasta los 2-3 años de edad, por lo que se defienden mal ante las infecciones. El mismo virus a un niño de 6 meses lo puede dejar en cama una semana y a un niño de 4 años apenas provocarle síntomas o si se presentan, ser muy leves.

Otra de las frases estrella es: En la guardería se espabilan rápidamenteY yo siempre pienso: Puro instinto de supervivencia.

En la guardería le quitaron el pañal, le enseñaron a coger los cubiertos, a comer de forma ordenada, aprendió los colores

Cuando escucho todo esto, mi reflexión es la siguiente: si no van a la guardería ¿no aprenden a comer con cubiertos? ¿Es imposible quitarles el pañal sin que hagan pipí por todas las esquinas de la casa durante meses? ¿No aprenderán nunca los colores? Es evidente que todos los niños sanos aprenden este tipo de cosas si se las enseñamos.

No hay estudios científicos que demuestren que los niños que han acudido a la guardería tienen más habilidades sociales o éxito profesional en el futuro. Al año de estar todos en el colegio, apenas se encuentran diferencias significativas entre los que han ido y los que no.

Suelo decirles a mis pacientes que las guarderías y las escuelas infantiles son una excelente solución a un problema que es: No tengo con quien dejar a mi hijo cuando me incorpore al trabajo. Efectivamente, si no tenemos quien se encargue de nuestros hijos, ¿Quién mejor que una serie de profesionales expertos en la materia? Ahí estamos de acuerdo. En ese momento, buscaremos la mejor de las opciones; visitaremos las guarderías o escuelas infantiles, preguntaremos cuántos niños hay por cuidador, valoraremos las instalaciones en su conjunto, jardines, áreas de recreo, de descanso e intentaremos que el niño esté las menos horas posibles. Pero si tenemos la posibilidad  que nuestros hijos se críen de forma natural, sin exposición a infecciones, sin horarios tan estrictos, con la comida casera, y los paseos matutinos al parque de la mano de un familiar o de alguien de confianza, mejor. Ya tendrá tiempo de madrugar y asumir responsabilidades cuando empiece el colegio.

Sé que este es un tema que genera controversia. Además, he de confesar que mi experiencia personal fue muy positiva en el sentido de que ninguno de mis hijos fue a guardería porque ya entonces (con mi recién estrenado título de Pediatra casi a la vez que el de Mamá) pensaba igual que pienso ahora. Tuve la suerte de tener a alguien de total confianza que cuidara a mis hijos mientras yo trabajaba. Fue duro separarme de ellos cuando tenían sólo 4 meses pero las exigencias laborales actuales no nos ofrecen demasiadas alternativas. Cuando cumplieron los 3 años, entraron en el colegio sin problemas. Felices y contentos, asumiendo su nueva situación:  Ya soy mayor y con ansia de explorar el mundo escolar que les rodeaba. Mucho me temo que ese “ansia” por explorar el colegio ya ha desaparecido, y tras varios años de madrugones y deberes, lo que desean de verdad es recuperar la libertad que les da las vacaciones. C’est la vie!

En definitiva, la educación infantil de tus hijos está en tus manos.

Dra. Lucía Galán Bertrand.Pediatra

Hospital Vithas Medimar Internacional

Hacer un comentario

You don't have permission to register
A %d blogueros les gusta esto:

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información


Cookies MASQUESALUD.ES Una "Cookie" es un pequeño archivo que se almacena en el ordenador del usuario y nos permite reconocerle. El conjunto de "cookies" nos ayuda a mejorar la calidad de nuestra web, permitiéndonos controlar qué páginas encuentran nuestros usuarios útiles y cuáles no. Las cookies son esenciales para el funcionamiento de internet, aportando innumerables ventajas en la prestación de servicios interactivos, facilitándole la navegación y usabilidad de nuestra web. Tenga en cuenta que las cookies no pueden dañar su equipo y que, a cambio, el que estén activadas nos ayudan a identificar y resolver los errores. La información que le proporcionamos a continuación, le ayudará a comprender los diferentes tipos de cookies: Cookies de sesión: son cookies temporales que permanecen en el archivo de cookies de su navegador hasta que abandone la página web, por lo que ninguna queda registrada en el disco duro del usuario. La información obtenida por medio de estas cookies sirve para analizar pautas de tráfico en la web. A la larga, ésto nos permite proporcionar una mejor experiencia para mejorar el contenido y facilitando su uso. Cookies permanentes: son almacenadas en el disco duro y nuestra web las lee cada vez que usted realiza una nueva visita. Una cookie permanente posee una fecha de expiración determinada. La cookie dejará de funcionar después de esa fecha. Las utilizamos, generalmente, para facilitar los servicios de compra y registro. A continuación publicamos una relación de las principales cookies utilizadas en nuestras web, distinguiendo: Las cookies estrictamente necesarias como por ejemplo, aquellas que sirvan para una correcta navegación o las que permitan realizar el pago de bienes o servicios solicitados por el usuario o cookies que sirvan para asegurar que el contenido de la página web se carga eficazmente. Las cookies de terceros como por ejemplo, las usadas por redes sociales, o por complementos externos de contenido como Google Maps. Las cookies analíticas con propósitos de mantenimiento periódico y en aras de garantizar el mejor servicio posible al usuario, los sitios web hacen uso normalmente de cookies "analíticas" para recopilar datos estadísticos de la actividad. Garantías complementarias – Gestión de cookies: Como garantía complementaria a las anteriormente descritas, el registro de las cookies podrá estar sujeto a su aceptación durante la instalación o puesta al día del navegador usado, y esta aceptación puede en todo momento ser revocada mediante las opciones de configuración de contenidos y privacidad disponibles en su navegador. Muchos navegadores permiten activar un modo privado mediante el cual las cookies se borran siempre después de su visita. Dependiendo de cada navegador este modo privado puede tener diferentes nombres. A continuación encontrará una lista de los navegadores más comunes y los diferentes nombres de este “modo privado”: Internet Explorer 8 y superior InPrivate Safari 2 y superior Navegación Privada Opera 10.5 y superior Navegación Privada FireFox 3.5 y superior Navegación Privada Google Chrome 10 y superior Incógnito Importante: Por favor, lea atentamente la sección de ayuda de su navegador para conocer más acerca sobre la configuración de privacidad y de cómo activar el “modo privado”. Podrá seguir visitando nuestra tienda online aunque su navegador esté en “modo privado”, si bien, su navegación por la misma puede no ser óptima y algunas utilidades pueden no funcionar correctamente.

Cerrar