Cómo seguir una dieta sostenible

¿Sabías que controlando los alimentos que consumes puedes reducir las emisiones de efecto invernadero? Pablo Vidal, Nutricionista y Coach en Reverde, nos explica cómo seguir una dieta sostenible para cuidar nuestra salud y la del planeta.

No es nada nuevo, asegurar que la alimentación está directamente relacionada con la salud. Al principio, nuestra única preocupación era evitar las hambrunas. Una preocupación que los países fuertemente industrializados dejamos atrás hace tiempo debido a la revolución verde que nos permitió disponer de alimentos en la cantidad necesaria. Con esto, quedaron atrás los problemas asociados a la desnutrición de las personas. Especialmente en el caso de los niños, ya que provocaba graves problemas en su desarrollo y enfermedades carenciales.

Posteriormente, con el desarrollo de la industria alimentaria y la producción de alimentos procesados, nos centramos en comenzar a producir alimentos cada vez más seguros. Para evitar las muertes asociadas a la contaminación de nuestros alimentos por bacterias, virus parásitos o incluso sustancias químicas, que pueden generar desde diarrea hasta enfermedades graves como el cáncer, que todavía hoy causan millones de muertes cada año en otros lugares del planeta.

Dieta sostenible y saludable

Una vez que hemos podido disponer de alimentos en cantidad suficiente y hemos conseguido tener los más seguros de toda la historia, nuestro principal objetivo se ha centrado en que la dieta fuese lo más saludable posible. Se estima que al menos un cuarto de todas las muertes prematuras ocasionadas en nuestro entorno por enfermedades como las cardiovasculares, la diabetes, la hipertensión o el cáncer están asociadas a una mala alimentación y a un estilo de vida sedentario. Es cierto que, poco a poco, la población se ha ido concienciando de la importancia que tiene cuidar de su alimentación para prevenir todas estas enfermedades y mejorar su calidad de vida, aunque todavía queda mucho trabajo por hacer en este campo.

Futuro en riesgo

Después de haber conseguido alcanzar retos realmente importantes, las circunstancias actuales nos exigen enfrentarnos a un nuevo desafío igual o incluso más importante y urgente que los anteriores, la degradación del medioambiente en el que vivimos. La gran cantidad de residuos que producimos, la enorme cantidad de energía que usamos y la elevada velocidad a la que consumimos nuestros recursos naturales, hace que nuestro actual sistema de producción y consumo sea totalmente insostenible, de forma que estamos poniendo en riesgo el futuro de las próximas generaciones.

La producción de alimentos producen el 30% de los gases de efecto invernadero

Las consecuencias del cambio climático ya son claramente apreciables, en el aumento de la temperatura global, los eventos climáticos extremos, la escasez cada vez mayor del agua potable o la degradación de los campos de cultivo. Todos los expertos insisten en la necesidad de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, especialmente a través de la reducción de las emisiones de los medios de transporte. De lo que quizá no somos tan conscientes es que la producción de alimentos produce el 30% de estos gases. Por lo que controlando lo que comemos podemos reducir mucho su impacto.

Reducir el consumo de productos de origen animal

Todos los alimentos no influyen de la misma forma. Solo la producción de carne de vacuno y de lácteos, produce más del 40% de la emisión de estos gases de efecto invernadero que produce el sector alimentario. En cambio, la producción del conjunto de todos los productos de origen vegetal que consumimos no alcanza ni siquiera el 10% de las emisiones. Por lo tanto, para cuidar del planeta y adoptar una dieta sostenible es importante reducir el consumo de productos de origen animal, especialmente de la carne roja y de los lácteos, aumentando el consumo de productos de origen vegetal de temporada y de cercanía. Esta es una medida sencilla que puedes llevar a cabo si quieres reducir tu impacto en el medioambiente.

Por otro lado, también es importante que minimicemos la cantidad de alimentos que acaban en la basura, porque se acaban estropeando en nuestros frigoríficos o porque los desechamos en los restaurantes. Se estima que un tercio de todos los alimentos que producimos es desperdiciado, con el consecuente derroche de energía y agua.

Dieta sostenible vs ultraprocesados

Por último, también es importante que se tenga en cuenta el consumo de alimentos ultraprocesados. Los alimentos ultraprocesados es otro de los aspectos que impactan de forma importante en el medioambiente. Esto es debido principalmente a la cantidad de energía que se utiliza para producirlos y conservarlos. Pero muy especialmente por la gran cantidad de residuos que generan en forma de envases de plástico de un solo uso que, en muchos casos, no se pueden reciclar a pesar de nuestros esfuerzos.

En conclusión, si quieres seguir una dieta sostenible, debes basar tu alimentación principalmente en alimentos de origen vegetal, no procesados, de temporada y de cercanía. Y lo mejor de todo, es que seguir estos consejos, además te conducirá hacia una dieta más saludable.

Pablo Vidal

Nutricionista y Coach en Reverde

Artículo publicado en el nº 52 de Más Que Salud.

Hacer un comentario

You don't have permission to register
A %d blogueros les gusta esto:

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información


Cookies MASQUESALUD.ES Una "Cookie" es un pequeño archivo que se almacena en el ordenador del usuario y nos permite reconocerle. El conjunto de "cookies" nos ayuda a mejorar la calidad de nuestra web, permitiéndonos controlar qué páginas encuentran nuestros usuarios útiles y cuáles no. Las cookies son esenciales para el funcionamiento de internet, aportando innumerables ventajas en la prestación de servicios interactivos, facilitándole la navegación y usabilidad de nuestra web. Tenga en cuenta que las cookies no pueden dañar su equipo y que, a cambio, el que estén activadas nos ayudan a identificar y resolver los errores. La información que le proporcionamos a continuación, le ayudará a comprender los diferentes tipos de cookies: Cookies de sesión: son cookies temporales que permanecen en el archivo de cookies de su navegador hasta que abandone la página web, por lo que ninguna queda registrada en el disco duro del usuario. La información obtenida por medio de estas cookies sirve para analizar pautas de tráfico en la web. A la larga, ésto nos permite proporcionar una mejor experiencia para mejorar el contenido y facilitando su uso. Cookies permanentes: son almacenadas en el disco duro y nuestra web las lee cada vez que usted realiza una nueva visita. Una cookie permanente posee una fecha de expiración determinada. La cookie dejará de funcionar después de esa fecha. Las utilizamos, generalmente, para facilitar los servicios de compra y registro. A continuación publicamos una relación de las principales cookies utilizadas en nuestras web, distinguiendo: Las cookies estrictamente necesarias como por ejemplo, aquellas que sirvan para una correcta navegación o las que permitan realizar el pago de bienes o servicios solicitados por el usuario o cookies que sirvan para asegurar que el contenido de la página web se carga eficazmente. Las cookies de terceros como por ejemplo, las usadas por redes sociales, o por complementos externos de contenido como Google Maps. Las cookies analíticas con propósitos de mantenimiento periódico y en aras de garantizar el mejor servicio posible al usuario, los sitios web hacen uso normalmente de cookies "analíticas" para recopilar datos estadísticos de la actividad. Garantías complementarias – Gestión de cookies: Como garantía complementaria a las anteriormente descritas, el registro de las cookies podrá estar sujeto a su aceptación durante la instalación o puesta al día del navegador usado, y esta aceptación puede en todo momento ser revocada mediante las opciones de configuración de contenidos y privacidad disponibles en su navegador. Muchos navegadores permiten activar un modo privado mediante el cual las cookies se borran siempre después de su visita. Dependiendo de cada navegador este modo privado puede tener diferentes nombres. A continuación encontrará una lista de los navegadores más comunes y los diferentes nombres de este “modo privado”: Internet Explorer 8 y superior InPrivate Safari 2 y superior Navegación Privada Opera 10.5 y superior Navegación Privada FireFox 3.5 y superior Navegación Privada Google Chrome 10 y superior Incógnito Importante: Por favor, lea atentamente la sección de ayuda de su navegador para conocer más acerca sobre la configuración de privacidad y de cómo activar el “modo privado”. Podrá seguir visitando nuestra tienda online aunque su navegador esté en “modo privado”, si bien, su navegación por la misma puede no ser óptima y algunas utilidades pueden no funcionar correctamente.

Cerrar