Caminar en el Día Mundial de la Actividad Física

Día 6 de abril: Día Mundial de la Actividad Física.

La mayoría de médicos y profesionales de la salud recomiendan caminar cuando prescriben ejercicio a sus pacientes, sin embargo, podría NO ser el mejor ejercicio. Si hacemos un pequeño análisis fisiológico y biomecánico de lo que supone caminar, es posible que encontremos más perjuicios que beneficios.

Fisiológicamente el caminar NO supone, para la mayoría de personas, un estímulo suficiente como para generar adaptaciones a nivel fisiológico, es decir, los distintos sistemas y aparatos implicados en el ejercicio, como puede ser el sistema cardiovascular, respiratorio, y el metabolismo, no llegan a sufrir un nivel de estímulo suficiente como para mejorar nuestro nivel de fitness. Con respecto al aparato locomotor, a la hora de caminar, sufre impacto y sobrecarga en las articulaciones, que es mucho más acentuado en las personas con obesidad o sobrepeso, con respecto al tiempo, necesitamos invertir gran cantidad de minutos para conseguir un volumen adecuado de entrenamiento y esto es causa de poca adherencia a los programas de entrenamiento, ya que se necesita un tiempo considerable todos los días. Todas estas características hacen del CAMINAR, uno de los ejercicios más “pobres” a la hora de mantenernos en forma.

Sin embargo, ¿por qué los médicos, recomiendan encarecidamente CAMINAR? El hecho de caminar como mínimo 30 minutos al día, nos saca de pertenecer a un tipo de población con alto riesgo para la salud, que es la población SEDENTARIA, y nos sitúa en una población ACTIVA.

Estos 30 minutos de ACTIVIDAD FÍSICA diaria, nos proporcionan beneficios suficientes como para padecer muchas menos enfermedades que la población sedentaria y si estos 30 minutos siguen unas pequeñas pautas pueden producir diversos efectos sobre nuestra salud como:

  • Reducir enfermedades cardiovasculares
  • Mejora la Hipertensión
  • Mejora nuestro perfil lipídico
  • Mejora la resistencia a la insulina en pacientes diabéticos
  • Previene de algunos tipos cáncer, como el de colón

Nos ayudan a:

  • Reducir la presión arterial en personas hipertensas
  • Mejorar la sensación de depresión y ansiedad
  • Controlar el peso,
  • La formación y el mantenimiento de los huesos, músculos y articulaciones
  • El desarrollo de fuerza y agilidad en los ancianos para que aumenten su capacidad de moverse sin caerse y en general proporciona una sensación de bienestar físico y psicológico.

La ACTIVIDAD FÍSICA, se considera toda actividad que implica el movimiento de nuestros músculos y lleva consigo un consumo de energía, es decir, prácticamente todo lo que hacemos durante el día. La ACTIVIDAD FÍSICA diaria está muy relacionada con nuestro ESTILO DE VIDA, debemos velar por un estilo de vida activo, donde no abusemos de las comodidades que nos brinda la tecnología y utilicemos más nuestro cuerpo y el movimiento para mantener un nivel óptimo de funcionamiento.

Debemos diferenciar tres conceptos que en ocasiones utilizamos indistintamente y sin embargo los matices que los sostienen son bastante diferentes. No es lo mismo la ACTIVIDAD FÍSICA, que el EJERCICIO, o el ENTRENAMIENTO.

  • La ACTIVIDAD FÍSICA, como ya hemos dicho es cualquier manifestación de movimiento que hacemos a través de nuestros músculos y está directamente relacionada con nuestro estilo de vida (activo ó sedentario).
  • El EJERCICIO es la actividad física estructurada, repetitiva y que tiene un objetivo físico en si mismo.
  • El ENTRENAMIENTO, es un plan de ejercicios, es un concepto más amplio, que requiere una planificación más compleja, donde se incluye una valoración inicial de la condición física, de la nutrición, un planteamiento de objetivos y una constante revaloración del plan. Deberíamos dejarnos asesorar por profesionales del ámbito de la salud y la actividad física, para mantener en forma nuestro cuerpo.

No obstante y para que podáis comenzar a moveros, aquí os dejo los posicionamientos de la Organización Mundial de Salud en cuanto a la práctica de Actividad Física Recomendada.

  • En niños de 5 a 17 años, deberían invertir como mínimo 60 minutos diarios en actividades físicas de intensidad vigorosa, si esta actividad es mayor a 60 minutos, reportará aún más beneficios en la salud de los niños.

En adultos de 18 a 64 años, se recomienda como mínimo 150 minutos semanales de practica de actividad física aeróbica, de intensidad moderada, o bien 75 minutos de actividad física vigorosa cada semana. Al igual que en niños, si doblamos el tiempo reportaremos más beneficios para nuestra salud. También se recomienda que como mínimo tres días por semana hagamos trabajos que impliquen el fortalecimiento de los grades grupos musculares.

  • Los adultos mayores de 65 años deben dedicar 150 minutos semanales a realizar actividades físicas moderadas aeróbicas, o bien algún tipo de actividad vigorosa durante 75 minutos semanales. En esta población es importante el trabajo de mantenimiento y mejora de la fuerza, sobre todo en extremidades inferiores, ya que son el verdadero limitante de su autonomía y la herramienta que evitara posibles caídas.

José Antonio Hidalgo Martín

Licenciado en Ciencias de la Actividad Física (especialista en salud)

Máster en investigación en Ciencias de la Actividad Física

Responsable de la consulta de Prescripción de Ejercicio y Nutrición en el Hospital Vithas Internacional Medimar

Hacer un comentario

You don't have permission to register
A %d blogueros les gusta esto: