Trucos de cocina : alarga la vida de tus alimentos

Si quieres alargar la vida de tus alimentos atento a estos sencillos trucos de cocina, te ayudarán a conservarlos en buen estado y evitarás que se echen a perder.

¡A la nevera! Un error común es meter todo en el frigorífico para que “dure más”, el problema es que no todos los alimentos se conservan mejor en la nevera. Aquí te proponemos una breve lista para que ahorres en la lista de la compra y disfrutes por más tiempo de tu comida.

Trucos de cocina: frutas y verduras

1. Cebollas, te harán llorar durante más  tiempo.

Las cebollas no necesitan guardarse en el refrigerador,  es preferible un lugar oscuro y seco. Si el lugar que eliges es muy caliente puede brotar y si es frío lo más probable es que se pudra. Si quieres que tus cebollas se conserven en buen estado guárdalas en el interior de unas medias (pantys), el proceso es sencillo: coge una cebolla, introdúcela dentro de una media,  haz un nudo y listo. Si la media es larga puedes guardar varias a la vez,  pero siempre separando las cebollas entre si con nudos o gomas elásticas, ¡que no se toquen!  Con este sencillo gesto podrás usarlas hasta varios meses después.  Otra opción es congelar tus cebollas, eso sí limpias y preferiblemente picadas.

2.Tomates, ¡mejor fuera que dentro!

Los tomates pueden conservarse a temperatura ambiente durante una semana o más, siempre que no los compres maduros y no haga mucho calor. En el caso de que los adquieras maduros mételos en los cajones de la nevera, eso sí, hazlo sin bolsas o correrás el peligro de que se humedezcan y deterioren más rápidamente. Un buen truco de cocina  para alargar la vida a nuestros tomates es su colocación, si los ponemos en un cuenco boca abajo durarán más ya que cubrimos la zona más sensible, la parte de arriba. Si queremos el efecto contrario, hacerlos madurar, guárdalos en una bolsa con una manzana.

3. Lechuga

Una forma de que se mantenga fresca es meterla dentro de una bolsa de plástico hermética o tupper (lavada , cortada y seca). Así cuando quieras utilizarla sólo tienes que abrir la bolsa o tupper y listo. Una vez utilices la lechuga, sino quieres cortarla entera, puedes conservar la parte que no uses envuelta en papel de aluminio dentro del frigorífico. Otra opción es poner un poco de papel primero y encima papel de plata, le quitarás la humedad.

4. Patatas

Si guardas patatas cerca de cebollas se pudrirán antes, pero si están cerca de manzanas durarán más. Mantén las patatas siempre ventiladas y secas, apartadas de luz directa. Una buena forma de conservarlas es poniéndolas en una caja de cartón, madera o mimbre, coloca también papel de periódico en la base.

5. Champiñones y setas

No los laves antes de guardarlos. Debemos evitar la humedad a toda costa. Se recomienda guardar los champiñones o setas en la parte más fría de la nevera , a ser posible en una bolsa de papel con un par de ramas de perejil. El plástico deteriora ante las setas o champiñones.

6. Perejil

El perejil fresco no dura mucho pero si lo congelas la cosa cambia. Si no quieres congelarlo o vas a usarlo antes de 6 o 7 días puedes tenerlo en un vaso con agua pero si prefieres congelarlo separa las hojas del tallo y guárdalo picado en papel de aluminio, listo para usar.

7. Alcachofas

Para saber si están buenas apriétalas cerca de tu oído, si crujen adelante. Para conservarlas colócalas en una bolsa bien sellada, con ligera humedad, durarán al menos una semana. La otra opción es congelarlas. Debes limpiarlas en agua con un poco de zumo de limón, luego escáldalas durante 10 minutos, corta la cocción con agua con hielo y listas para congelar.

Trucos de cocina: frutas

Las frutas tropicales como la papaya o la piña, son frutas que no admiten demasiado bien el frío. Puede alterarse su sabor y su apariencia (color, textura, etc). Es preferible mantener estas frutas fuera de la nevera. En cuanto al resto de verduras, mencionamos algunas de las más comunes en nuestros hogares:

1. Fresas

Las fresas son una fruta muy delicada, lo mejor que puedes hacer es manipularlas lo menos posible y si alguna de ellas tiene moho elimínalo rápidamente. Cuando una de ellas se pone mala suele “contagiar” al resto, como las manzanas. Para evitarlo apunta el siguiente truco. Asegúrate de meterlas totalmente secas en el frigorífico y colócalas en un recipiente con agujeros, en su defecto puedes usar un recipiente de plástico y poner en su base un poco de papel. No las amontones ni las cubras con tapas.

Otro truco: prepara una mezcla de vinagre y agua, en un recipiente pon 1 parte de vinagre blanco y 10 de agua. Moja las fresas en el líquido resultante y sécalas. No te preocupes por el vinagre, como la mezcla tiene tan poco las fresas no tendrán sabor a nada y te durarán más de una semana sin problema.

2. Plátanos

Si te gustan maduros y están verdes déjalos cerca de una fruta madura, ¡el plátano también madurará! Pero si prefieres que duren más envuelve la punta con papel de film transparente. Si prefieres usar la nevera puedes meterlos dentro de una bolsa de plástico de zipp (cierre hermético) y medio limón.

3. Manzanas

Están mejor dentro del frigorífico, aunque fuera si estamos en invierno duran bastante tiempo. El papel de periódico y una cesta de mimbre puede ser un buen aliado, envuélvelas y asegúrate de que les entre algo de aire. El ambiente demasiado seco o húmedo no es bueno para ellas.

4. Naranjas

Como la patata las cajas de cartón y los periódicos son los mejores amigos de las naranjas, la humedad puede ser fatal para esta fruta.

5. Piñas

Como fruta tropical no es recomendable meterla en el frigorífico, mejor fuera. Eso sí una vez abierta la podemos meter en la nevera envuelta con papel de film transparente, si queremos podemos hacerle algún ajugerito pequeño para que respire, sin pasarse.

Esperamos que os hayan gustado estos trucos de cocina, ¿nos cuentas el tuyo? 😉

Noelia Orts

Periodista

Hacer un comentario

You don't have permission to register
A %d blogueros les gusta esto:

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información


Cookies MASQUESALUD.ES Una "Cookie" es un pequeño archivo que se almacena en el ordenador del usuario y nos permite reconocerle. El conjunto de "cookies" nos ayuda a mejorar la calidad de nuestra web, permitiéndonos controlar qué páginas encuentran nuestros usuarios útiles y cuáles no. Las cookies son esenciales para el funcionamiento de internet, aportando innumerables ventajas en la prestación de servicios interactivos, facilitándole la navegación y usabilidad de nuestra web. Tenga en cuenta que las cookies no pueden dañar su equipo y que, a cambio, el que estén activadas nos ayudan a identificar y resolver los errores. La información que le proporcionamos a continuación, le ayudará a comprender los diferentes tipos de cookies: Cookies de sesión: son cookies temporales que permanecen en el archivo de cookies de su navegador hasta que abandone la página web, por lo que ninguna queda registrada en el disco duro del usuario. La información obtenida por medio de estas cookies sirve para analizar pautas de tráfico en la web. A la larga, ésto nos permite proporcionar una mejor experiencia para mejorar el contenido y facilitando su uso. Cookies permanentes: son almacenadas en el disco duro y nuestra web las lee cada vez que usted realiza una nueva visita. Una cookie permanente posee una fecha de expiración determinada. La cookie dejará de funcionar después de esa fecha. Las utilizamos, generalmente, para facilitar los servicios de compra y registro. A continuación publicamos una relación de las principales cookies utilizadas en nuestras web, distinguiendo: Las cookies estrictamente necesarias como por ejemplo, aquellas que sirvan para una correcta navegación o las que permitan realizar el pago de bienes o servicios solicitados por el usuario o cookies que sirvan para asegurar que el contenido de la página web se carga eficazmente. Las cookies de terceros como por ejemplo, las usadas por redes sociales, o por complementos externos de contenido como Google Maps. Las cookies analíticas con propósitos de mantenimiento periódico y en aras de garantizar el mejor servicio posible al usuario, los sitios web hacen uso normalmente de cookies "analíticas" para recopilar datos estadísticos de la actividad. Garantías complementarias – Gestión de cookies: Como garantía complementaria a las anteriormente descritas, el registro de las cookies podrá estar sujeto a su aceptación durante la instalación o puesta al día del navegador usado, y esta aceptación puede en todo momento ser revocada mediante las opciones de configuración de contenidos y privacidad disponibles en su navegador. Muchos navegadores permiten activar un modo privado mediante el cual las cookies se borran siempre después de su visita. Dependiendo de cada navegador este modo privado puede tener diferentes nombres. A continuación encontrará una lista de los navegadores más comunes y los diferentes nombres de este “modo privado”: Internet Explorer 8 y superior InPrivate Safari 2 y superior Navegación Privada Opera 10.5 y superior Navegación Privada FireFox 3.5 y superior Navegación Privada Google Chrome 10 y superior Incógnito Importante: Por favor, lea atentamente la sección de ayuda de su navegador para conocer más acerca sobre la configuración de privacidad y de cómo activar el “modo privado”. Podrá seguir visitando nuestra tienda online aunque su navegador esté en “modo privado”, si bien, su navegación por la misma puede no ser óptima y algunas utilidades pueden no funcionar correctamente.

Cerrar