¿Tengo una adicción?

¿Cuándo beber demasiado se convierte en un problema de alcoholismo? ¿Cuándo fumar marihuana de manera habitual pasa a ser una adicción que no se puede controlar? ¿Cuándo consumir cocaína se convierte en un hábito peligroso para nuestra salud o la de alguien a quien queremos?  

Según el Estudio Lundbeck de 2016 sobre la percepción y conocimiento del alcoholismo en España, aproximadamente el 17% de los españoles es consumidor de riesgo.   

Enfermedad crónica y progresiva

En primer lugar, “hay que saber que la adicción es una enfermedad crónica y progresiva, y que lo que puede parecer de primeras un consumo normal puede acabar interfiriendo en todos los aspectos de la vida de esa persona, y de su entorno”, explica Joaquín Descals, jefe médico de la clínica privada para el tratamiento de las adicciones Triora Alicante.  

“Una persona que padece una adicción es adicta a la euforia y a la recompensa, no a la sustancia o actividad que produce tal efecto”, explica el psiquiatra de Triora Alicante, quien explica que para que una persona sea adicta tiene que reunir una serie de factores genéticos, fisiológicos, psicológicos y sociales que derivan en esas ansías por sentir ese ‘subidón’ que determinadas sustancias o actividades le reportan. Sin embargo, cuando quieren dejar de realizar esa actividad o consumir esa sustancia, les es imposible hacerlo sin ayuda profesional. Su cerebro no se lo permite.  

La negación del problema, clave en el tratamiento de la adicción

En la mayor parte de las ocasiones, la pareja se convierte en el gran daño colateral de esta devastadora afección, pero también familiares y amigos sufren de cerca el deterioro general de la persona adicta.  

Todos ellos acaban viviendo por y para el adicto, olvidando su propio dolor y sufriendo constantemente por la adicción. Eso finalmente deriva en una codependencia o coadicción emocional enorme, ligada al gran sufrimiento por no poder ayudar a poner fin a esa adicción. 

 Y es que uno de los síntomas más claros de la adicción es que la persona adicta se niega a reconocer que tiene un problema y no puede controlar el abuso de determinadas actividades o sustancias. En muchas ocasiones, es la familia quien tiene que poner límites al adicto para que se vaya viendo cada vez más acotado y se vea forzado a tomar una decisión de cara a su recuperación. 

La negación del adicto es un mecanismo de defensa que utiliza inconscientemente para no tener que lidiar con su realidad, de ahí que en la mayoría de los casos, una vez en tratamiento, los terapeutas se dan cuenta de la patología dual del paciente, ya que la adicción no suele aparecer sola, y viene acompañada de otros problemas psicológicos y psiquiátricos. 

Si crees que tú, o uno de tus familiares o amigos, podéis estar desarrollando una adicción, el primer paso es admitirlo y buscar ayuda profesional. Triora cuenta con una herramienta gratuita en su página web, que es un autotest para comprobar el grado de adicción a una sustancia o a actividades como apostar o jugar compulsivamente a los juegos de azar.  

No dudes en llamarnos o visitar nuestra página web. Trataremos tu caso o el de tu familiar de manera totalmente confidencial. 

*Artículo publicado en la revista nº 43 de Más Que Salud.

Hacer un comentario

You don't have permission to register
A %d blogueros les gusta esto:

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información


Cookies MASQUESALUD.ES Una "Cookie" es un pequeño archivo que se almacena en el ordenador del usuario y nos permite reconocerle. El conjunto de "cookies" nos ayuda a mejorar la calidad de nuestra web, permitiéndonos controlar qué páginas encuentran nuestros usuarios útiles y cuáles no. Las cookies son esenciales para el funcionamiento de internet, aportando innumerables ventajas en la prestación de servicios interactivos, facilitándole la navegación y usabilidad de nuestra web. Tenga en cuenta que las cookies no pueden dañar su equipo y que, a cambio, el que estén activadas nos ayudan a identificar y resolver los errores. La información que le proporcionamos a continuación, le ayudará a comprender los diferentes tipos de cookies: Cookies de sesión: son cookies temporales que permanecen en el archivo de cookies de su navegador hasta que abandone la página web, por lo que ninguna queda registrada en el disco duro del usuario. La información obtenida por medio de estas cookies sirve para analizar pautas de tráfico en la web. A la larga, ésto nos permite proporcionar una mejor experiencia para mejorar el contenido y facilitando su uso. Cookies permanentes: son almacenadas en el disco duro y nuestra web las lee cada vez que usted realiza una nueva visita. Una cookie permanente posee una fecha de expiración determinada. La cookie dejará de funcionar después de esa fecha. Las utilizamos, generalmente, para facilitar los servicios de compra y registro. A continuación publicamos una relación de las principales cookies utilizadas en nuestras web, distinguiendo: Las cookies estrictamente necesarias como por ejemplo, aquellas que sirvan para una correcta navegación o las que permitan realizar el pago de bienes o servicios solicitados por el usuario o cookies que sirvan para asegurar que el contenido de la página web se carga eficazmente. Las cookies de terceros como por ejemplo, las usadas por redes sociales, o por complementos externos de contenido como Google Maps. Las cookies analíticas con propósitos de mantenimiento periódico y en aras de garantizar el mejor servicio posible al usuario, los sitios web hacen uso normalmente de cookies "analíticas" para recopilar datos estadísticos de la actividad. Garantías complementarias – Gestión de cookies: Como garantía complementaria a las anteriormente descritas, el registro de las cookies podrá estar sujeto a su aceptación durante la instalación o puesta al día del navegador usado, y esta aceptación puede en todo momento ser revocada mediante las opciones de configuración de contenidos y privacidad disponibles en su navegador. Muchos navegadores permiten activar un modo privado mediante el cual las cookies se borran siempre después de su visita. Dependiendo de cada navegador este modo privado puede tener diferentes nombres. A continuación encontrará una lista de los navegadores más comunes y los diferentes nombres de este “modo privado”: Internet Explorer 8 y superior InPrivate Safari 2 y superior Navegación Privada Opera 10.5 y superior Navegación Privada FireFox 3.5 y superior Navegación Privada Google Chrome 10 y superior Incógnito Importante: Por favor, lea atentamente la sección de ayuda de su navegador para conocer más acerca sobre la configuración de privacidad y de cómo activar el “modo privado”. Podrá seguir visitando nuestra tienda online aunque su navegador esté en “modo privado”, si bien, su navegación por la misma puede no ser óptima y algunas utilidades pueden no funcionar correctamente.

Cerrar