La salud bucal afecta a la salud general

En ocasiones el estado de nuestra salud bucal nos alerta sobre otros problemas del organismo. Algunas de las patologías que la boca puede delatar son la presencia de pólipos o una sinusitis no tratada, entre otras.

El Dr. Iván Malagón, especialista en Ortodoncia y Ortopedia Maxilo mandibular, nos explica la relación que guarda la salud bucal con la salud general, y añade que: “La sonrisa para ser bonita tiene que ser saludable, y esto significa que refleja una buena salud, no solo bucodental, sino desde el punto de vista integral”.

Como sabemos la boca es la puerta de entrada a nuestro organismo, por lo que no es de extrañar que algunas enfermedades puedan manifestarse por vez primera en la cavidad bucal. “Muchas veces la boca recoge los primeros síntomas de algunas enfermedades sistémicas cuyo diagnóstico precoz es clave para evitar mayores complicaciones”.

Por esta razón, la revisión dental periódica se ha convertido, no solo en una herramienta para detectar y tratar de forma temprana lesiones en la boca y nuestros dientes, evitando tratamientos de mayor envergadura, sino que, además, puede poner sobre la pista de enfermedades que afectan a nuestro organismo y que, en algunos casos, pueden tener consecuencias graves.

A modo de ejemplo, el Dr. Malagón nos explica que ya en tiempos pasados, la primera señal de “una de las peores lacras para la salud, como era la viruela, se detectaba en la boca a partir de pequeñas llaguitas”. Hoy en día, las lesiones en las mucosas orales siguen revelando que algo no va bien. “No es común que a un niño le huela el aliento y, si se da esta circunstancia, muchas veces revela una infección por cuerpo extraño en las fosas nasales…, por ejemplo”.

 Alteraciones comunes que nos advierten de otras patologías:

  • Llagas en la boca: son la primera señal de un problema del sistema inmune, cambios hormonales, carencia de determinadas vitaminas (sobre todo A, B12 y folatos), estrés, exposición excesiva al sol, trastornos autoinmunes o exantemas víricos y, en casos excepcionales, de algún tumor.
  • Mal aliento: si descartamos la higiene defectuosa y otros problemas orales como causa del mal aliento o halitosis, el mal olor que desprende nuestra boca es el primer síntoma de muchas otras patologías o problemas, como la xerostomía (boca seca por escasa salivación), la desnutrición, faringitis, abscesos, candidiasis oral, tumores de faringe primarios, parotiditis, diabetes, tuberculosis o la reacción a determinados fármacos. También el mal aliento debe ponernos sobre la pista de alteraciones gastrointestinales (úlcera péptica, reflujo gastroesofágico o hernia de hiato), sinusitis, pólipos o infecciones generadas por cuerpos extraños alojados en la nariz, algo común sobre todo en niños.

Además, el mal aliento puede ayudar al odontólogo a identificar una glucemia mal controlada, en el paciente diabético, u otras enfermedades sistémicas como la insuficiencia renal o la disfunción hepática severa.

  • Color y textura de la lengua: el color y la textura de la lengua, así como la presencia de manchas, es señal de alteraciones renales, de riego sanguíneo, de anomalías vasculares, problemas gastrointestinales, anemias,etc.

Recuerda visitar periódicamente a tu dentista, como vez no está en juego únicamente tu salud bucal,¡cuídate!

Hacer un comentario

You don't have permission to register
A %d blogueros les gusta esto: