Mitos del orgasmo femenino

Mitos del orgasmo femenino

7 mitos del orgasmo femenino que es hora de desterrar.

El sexo siempre ha sido “víctima” de falsas afirmaciones, y cada época ha generado ciertos mitos y leyendas. Algunos han desaparecido y otros quedan anclados en la mente colectiva. Dentro del concepto “sexo”, el orgasmo es el que se ha llevado la peor parte. El motivo es que se trata de una respuesta de placer extremo del cuerpo que no se puede describir con palabras exactas y que solo podemos poner de manifiesto a través de metáforas. 

Esa propia condición del orgasmo ha propiciado una serie de mitos y leyendas que deberíamos desterrar una vez por todas. Es por ello que, aprovechando la celebración del Día Internacional del Orgasmo Femenino, que se celebró el pasado 8 de agosto, LELO ha querido compartir algunos de los mitos del orgasmo femenino más habituales. Lee con atención la selección de falsos mitos de Valérie Tasso, sexóloga y embajadora de la reconocida marca sueca de juguetes eróticos de lujo

Mitos del orgasmo femenino

  • El orgasmo femenino se produce gracias al coito. FALSO. La vagina no tiene casi terminaciones nerviosas, pero sí el clítoris: 8.500. Esta creencia parte del padre del psicoanálisis, Freud, que dividió en dos a las mujeres. Por un lado, las que eran capaces de tener un orgasmo vaginal y eran, por lo tanto “maduras”. Por el otro, las que sólo conseguían un orgasmo a través del clítoris y que llamaba “mujeres inmaduras”. Actualmente, y por seguir viviendo en un modelo de sexualidad masculino y coitocéntrico, se sigue pensando que hay mujeres vaginales y mujeres clitoridianas, aunque esta dicotomía ya no parte del grado de madurez de las mujeres. Asimismo, según una reciente encuesta elaborada por LELO*, el 55% de las españolas llega al orgasmo con más facilidad a través de la estimulación clitoriana, mientras que solo dos de cada diez aseguran hacerlo mediante la vaginal.
  • Hay mujeres que pueden ser multiorgásmicas y otras no. FALSO. “Todas las mujeres pueden ser multiorgásmicas a poco que se lo permitan”, explica la sexóloga. Para ello, hace falta conocer bien su cuerpo y dejarse llevar. Esta condición de multiorgasmia es debida a la respuesta sexual de la mujer, que teorizaron muy bien los sexólogos Masters & Johnson, con el sistema DEMOR (Deseo, Excitación, Meseta, Orgasmo, Resolución). Después de un orgasmo, la mujer es capaz de volver a excitarse, llegar a la fase de la meseta y tener otro orgasmo. Y así, sucesivamente, las veces que quiera. El periodo de resolución (aquella fase de “descanso” después de un orgasmo) no es tan marcado como en los hombres después de haber eyaculado y de necesitar un tiempo de reposo para volver a excitarse y a tener una erección.

· El orgasmo depende de un/a buen/a amante. FALSO.

Y sabemos que es difícil de entender, ya que es uno de los mitos más creídos a día de hoy. El orgasmo no lo provoca la persona con la que se interactúa sexualmente. Depende de una misma y del hecho de querer permitirse tener un orgasmo. Si todo dependiera de un buen amante, entonces no existirían mujeres que sufren de anorgasmia. “La interacción sexual es una ‘fraternidad de egoístas’. Sólo hay una voz que escuchar, la propia, y un único elemento que mirar, uno mismo”, dice Valérie Tasso.

  • Con la edad, es más difícil para las mujeres sentir un orgasmo. FALSO. Siempre se ha intentado dar una “fecha de caducidad” a la sexualidad de la mujer, sobre todo cuando vive esta nueva etapa de su vida marcada por la menopausia. Pero no hay ningún científico que se precie que pueda asegurar que existe una edad a partir de la cual los orgasmos desaparecen. Otra cosa son los estragos que el climaterio, esa etapa de cambios causada por el cese de la función reproductiva de la mujer, puede llegar a producir sobre su cuerpo. Pero si bien se atrofia la vagina, el clítoris sigue teniendo 8.500 terminaciones nerviosas y no envejece.

· El orgasmo por squirting es más placentero. FALSO.

No es más placentero, sencillamente es más espectacular, y por este hecho suele llamar mucho más la atención. No hay ninguna constancia de que el placer por squirting multiplique el orgasmo en su intensidad. “Pero en una sociedad hipersexualizada, cuyo lema es ‘el imperativo de gozo’ a toda costa, el orgasmo por squirting y su mito de ser ‘lo más’ son una magnífica herramienta para ‘venderse’”, opina la embajadora de LELO. Las grandes consecuencias de este mito es que muchas mujeres se suelen sentir frustradas si no consiguen este tipo de orgasmo. 

  • Cuantos más orgasmos nos procuremos, menos ganas tendremos de interactuar sexualmente. FALSO. Este es uno de los mitos del orgasmo femenino más difundidos, sobre todo entre la población masculina. Muchos hombres acuden al sexólogo para intentar masturbarse menos y no tener orgasmos porque piensan que así “rendirán” mejor con una pareja. Es justamente lo contrario. Cuantos más orgasmos nos procuremos, más ganas tendremos y más deseo sentiremos. El deseo es como el estómago; necesita alimentarse para funcionar. Si no le doy de comer, corro el riesgo de que se quede en letargo. 

· La anorgasmia femenina ocurre porque hay algo fisiológico que no funciona. Otro de los mitos del orgasmo femeninos FALSO.

De acuerdo con Valérie Tasso, en la gran mayoría de los casos se trata de un problema de orden psicológico. Un bloqueo que puede ser producido por varias razones: miedo a perder el control, falta de conocimiento de la propia anatomía, educación represiva, traumas vividos, sentimiento de culpabilidad, etc. Según la embajadora de LELO, todas las mujeres, salvo excepciones extremas como un accidente que pudo provocar en su momento el destrozo de toda la plataforma orgásmica de una mujer, la pelvis, etc., tiene la capacidad de experimentar un orgasmo sin ningún tipo de problema. Para ello, tiene que darse permiso para sentir. 

“Desde LELO trabajamos no solo para diseñar juguetes eróticos que brinden placer a nuestros usuarios y usuarias en todo el mundo, sino que ponemos todos nuestros esfuerzos para promover una buena educación sexual. Para ello, desterrar algunos de los mitos del orgasmo femenino más frecuentes es fundamental, de modo que el placer de las mujeres se libere por completo de tabúes y falsas creencias”, concluyen desde la marca.

Comentarios
Hacer un comentario

You don't have permission to register
A %d blogueros les gusta esto:

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información


Cookies MASQUESALUD.ES Una "Cookie" es un pequeño archivo que se almacena en el ordenador del usuario y nos permite reconocerle. El conjunto de "cookies" nos ayuda a mejorar la calidad de nuestra web, permitiéndonos controlar qué páginas encuentran nuestros usuarios útiles y cuáles no. Las cookies son esenciales para el funcionamiento de internet, aportando innumerables ventajas en la prestación de servicios interactivos, facilitándole la navegación y usabilidad de nuestra web. Tenga en cuenta que las cookies no pueden dañar su equipo y que, a cambio, el que estén activadas nos ayudan a identificar y resolver los errores. La información que le proporcionamos a continuación, le ayudará a comprender los diferentes tipos de cookies: Cookies de sesión: son cookies temporales que permanecen en el archivo de cookies de su navegador hasta que abandone la página web, por lo que ninguna queda registrada en el disco duro del usuario. La información obtenida por medio de estas cookies sirve para analizar pautas de tráfico en la web. A la larga, ésto nos permite proporcionar una mejor experiencia para mejorar el contenido y facilitando su uso. Cookies permanentes: son almacenadas en el disco duro y nuestra web las lee cada vez que usted realiza una nueva visita. Una cookie permanente posee una fecha de expiración determinada. La cookie dejará de funcionar después de esa fecha. Las utilizamos, generalmente, para facilitar los servicios de compra y registro. A continuación publicamos una relación de las principales cookies utilizadas en nuestras web, distinguiendo: Las cookies estrictamente necesarias como por ejemplo, aquellas que sirvan para una correcta navegación o las que permitan realizar el pago de bienes o servicios solicitados por el usuario o cookies que sirvan para asegurar que el contenido de la página web se carga eficazmente. Las cookies de terceros como por ejemplo, las usadas por redes sociales, o por complementos externos de contenido como Google Maps. Las cookies analíticas con propósitos de mantenimiento periódico y en aras de garantizar el mejor servicio posible al usuario, los sitios web hacen uso normalmente de cookies "analíticas" para recopilar datos estadísticos de la actividad. Garantías complementarias – Gestión de cookies: Como garantía complementaria a las anteriormente descritas, el registro de las cookies podrá estar sujeto a su aceptación durante la instalación o puesta al día del navegador usado, y esta aceptación puede en todo momento ser revocada mediante las opciones de configuración de contenidos y privacidad disponibles en su navegador. Muchos navegadores permiten activar un modo privado mediante el cual las cookies se borran siempre después de su visita. Dependiendo de cada navegador este modo privado puede tener diferentes nombres. A continuación encontrará una lista de los navegadores más comunes y los diferentes nombres de este “modo privado”: Internet Explorer 8 y superior InPrivate Safari 2 y superior Navegación Privada Opera 10.5 y superior Navegación Privada FireFox 3.5 y superior Navegación Privada Google Chrome 10 y superior Incógnito Importante: Por favor, lea atentamente la sección de ayuda de su navegador para conocer más acerca sobre la configuración de privacidad y de cómo activar el “modo privado”. Podrá seguir visitando nuestra tienda online aunque su navegador esté en “modo privado”, si bien, su navegación por la misma puede no ser óptima y algunas utilidades pueden no funcionar correctamente.

Cerrar