Gastroenteritis en niños, ¡desterrando mitos!

La gastroenteritis en niños y bebés es una enfermedad muy común. Se trata de una infección del sistema gastrointestinal de corta evolución (no suele durar más de 7 días).

Se manifiesta fundamentalmente con diarrea, en ocasiones vómitos y/o fiebre. Los causantes de estas infecciones son mayoritariamente  los virus (Rotavirus, adenovirus, astrovirus), le siguen de lejos las bacterias (Campylobacter y salmonella) y en mucho menor número los parásitos.

En las siguientes líneas la Dra. Lucía Galán desterrará falsos mitos sobre la gastroenteritis en niños.

De pronto y sin previo aviso nuestro niño empieza a vomitar una y otra vez. Este es uno de los motivos más frecuentes por el que muchos padres acuden al servicio de urgencias. Cabe decir que los que primero consultan, como es natural, son los primerizos que al ver a su hijo vomitar sin descanso acuden al centro sanitario más cercano. Los padres más experimentados, ya saben que inicialmente podemos empezar ofreciéndole al niño suero oral a sorbitos pequeños y esperar a ver qué ocurre. En ocasiones funciona, pero otras, lejos de mejorar, empeoran y al segundo día el niño no solo sigue vomitando si no que además ha empezado con diarrea. Es un grifo, doctora”- nos dicen las mamás.

Para más inri ahora está con fiebre. Saltan las alarmas: “Y qué le doy para bajarle la fiebre si está vomitando? ¿Y si le pones un supositorio de paracetamol?- comenta el padre. “Pero si está con diarrea, el pobre, ¿cómo le voy a poner un supositorio por ahí?”- contesta la madre.

Total, que el niño “se va” por arriba y por abajo y encima no hay manera de bajarle la fiebre; además al hijo de nuestra vecina lo tuvieron que ingresar el año pasado porque se deshidrató y lo pasaron fatal «porque no le encontraban la vena». Nos acercamos al ¿Y ahora qué? Pues es muy fácil.

Una vez termina de vomitar o de ir al baño por la diarrea, le ofreceremos agua o mejor aún Soluciones de rehidratación oral a sorbitos muy pequeños (se compran en farmacias). Si el estómago detecta grandes cantidades de líquido, este lo vomitará inmediatamente. Tenemos que intentar rehidratar al niño gota a gota, muy poco a poco, sin que su organismo se entere. ¿Cómo lo hacemos? Unos 5 ml de agua/Suero oral cada 15 minutos. Aunque el niño nos pida beber más, que nos lo pedirá porque su centro de la sed recibe señales de alarma ante pérdidas masivas de líquido, no lo haremos. Gota a gota. 5 ml cada 15 minutos.

Si conseguimos que en 4 ó 5 ocasiones no vuelva a vomitar tras tomar esos pequeños sorbos de agua/suero, podremos ofrecerle algo de sólido (un trocito de pan, un yogur, un poco de jamón de York…)

Pregunta estrella: ¿Le puedo dar Aquarius? La respuesta es NO. Las recomendaciones de las gastroenteritis en niños han cambiado de forma importante en los últimos años y lo que antes se recomendaba ahora no se recomienda, o no se debería recomendar; confieso que todavía hay algún colega despistado que se ha quedado por el camino.  Sí, es un lío, lo reconozco pero es así. Las recomendaciones que aquí expongo son las aceptadas por todos los comités científicos y son las que debemos seguir. Ni Aquarius, ni Cocacola, ni ninguna bebida para deportistas. Pues a mí mi abuela me daba cocacola a sorbitos y me iba bien! “¿Y por qué no Aquarius, si a mí un médico me dijo que el Aquarius iba estupendamente?

Pues porque las bebidas para deportistas son eso: bebidas para deportistas, a lo que yo añadiría: deportistas adultos sanos. Y no niños enfermos con riesgo de deshidratación. Las sales y azúcares que perdemos los adultos  en el sudor cuando hacemos deporte nada tienen que ver con las sales y azúcares que pierde un niño vomitando o con diarrea. Es más, si le damos Aquarius (que lleva mucho sodio) a un niño con una diarrea grave puede empeorar drásticamente (con complicaciones neurológicas) al aumentar las cantidades de sodio en su organismo de forma brusca. Así que ya tenemos una cosa clara, para rehidratarle: agua o mejor aún, suero oral (bajas en sodio)

Si nuestro hijo es un lactante, ojo, tiene más riesgo de deshidratación; si toma pecho, póntelo con frecuencia, tomas cortitas pero frecuentes. Y no esperes a llevarlo al pediatra, si al segundo día no lo ves mejor, consulta con tu médico. Si toma biberón deberás seguir dándole la misma fórmula de leche. No uses leche sin lactosa, no está indicada si solo lleva unos días con la diarrea. Si la introduces puede traerte más problemas a la hora de volver a darle su leche normal. Así las leches sin lactosa que se daban tan alegremente hace años, ahora, salvo excepciones y en diarreas prolongadas, no se deben usar.

Otro mito que vamos a tirar por la borda: ¿Hay que mantenerlo en ayunas durante todo el día tomando sólo líquidos? La respuesta es NO. Alimentación precoz, en cuanto tolere 4-5 sorbitos del suero hay que empezar a ofrecerle la comida: un trocito de pan, una cucharada de yogur, un poco de jamón de york…lo que le apetezca al niño.

Para entonces, ¡horror!, la abuela ya le habrá preparado un puré de patatas, zanahorias y agua de arroz para los próximos 15 días. Pues tampoco. Siempre digo a los padres que no les den de comer a sus hijos lo que ellos no se comerían. Está demostrado que los niños cuanto antes coman su dieta habitual y variada, antes se recupera la mucosa intestinal. Evita eso sí, dulces, azúcares y grasas.

¿Y para la fiebre?Paracetamol. El ibuprofeno es gastroerosivo y en estas circunstancias conviene evitarlo. Preferimos siempre la medicación oral antes que la rectal. Vuestros hijos os lo agradecerán y yo también.

¿Puedo darle algún jarabe para cortarle los vómitos? La respuesta nuevamente es NO: En principio no, salvo que os lo aconseje vuestro pediatra. Este tipo de jarabes tienen muchos efectos secundarios en los niños y hay que utilizarlos con cuidado.

¿Y los famosos probióticos? Sí, esta vez sí. Podemos usarlos con tranquilidad, hay muchos en el mercado y de diferente dosificación. Vuestro pediatra os aconsejará.

¿Es contagioso? Sí. Las víricas se contagian por contacto estrecho con nuestros hijos, pero… ¿Cómo os voy a pedir que no estrechéis el contacto con tu niño ahora que está enfermo? Besos, caricias… Eso también forma parte del tratamiento. Eso sí, intentad mantenerle alejado de los abuelos, de mujeres embarazadas y de otros niños, especialmente bebés. Importantísimo el lavado de manos. Tanto si son víricas como bacterianas (transmisión fecal-oral) debemos lavarnos las manos con mucha frecuencia, especialmente después de cambiarles los pañales o asearles. Si no, el contagio está asegurado.

¿Y cuando debo acudir a Urgencias? Vamos, cuando os tenéis que preocupar de verdad:

  1. Como dijimos anteriormente, los lactantes menores de un año, especialmente los menores de 6 meses deben consultar con su pediatra pronto, no deben esperar, sobre todo si tienen una diarrea muy abundante.
  2. Si nuestro hijo hace más de 10 deposiciones al día o si hay sangre en las heces.
  3. Si a pesar de rehidratarle lentamente, 5 ml cada 15 minutos, no lo conseguimos y cada 2 sorbitos vomita desmesuradamente una y otra vez.
  4. Si no orina con frecuencia. Si es un lactante y han pasado más de 5-6 horas sin orinar, ojo. Vigilar los pañales. Los niños más mayorcitos nos conformamos con al menos 3 pipis al día.
  5. Si presenta signos de deshidratación: Ojos hundidos, boca seca sin saliva o saliva pastosa, ausencia de lágrima al llorar, decaimiento importante, sensación de mareo, palidez.

Resumiendo:

Mantén la calma. Tanto si vomita como si tiene diarrea, empieza con el suero oral despacito, a sorbitos pequeños. En cuanto pasen 4-5 sorbitos sin vomitar empieza con sólido, respetando sus gustos y en pequeñas cantidades. Huye de los zumos azucarados, batidos, bebidas de deportistas y grasas. Para la fiebre: Paracetamol ORAL. Acude a Urgencias en los supuestos anteriores. Consulta con tu pediatra si en 2-3 días no parece mejorar o si mejorando, a los 7 días mantiene la diarrea. Y por supuesto siempre que consideres que tu hijo tiene que ser valorado por un pediatra para que sea él/ella personalmente el que te de todas estas recomendaciones.

Dra. Lucía Galán

Pediatra. Hospital Vithas Internacional Medimar

Hacer un comentario

You don't have permission to register
A %d blogueros les gusta esto:

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información


Cookies MASQUESALUD.ES Una "Cookie" es un pequeño archivo que se almacena en el ordenador del usuario y nos permite reconocerle. El conjunto de "cookies" nos ayuda a mejorar la calidad de nuestra web, permitiéndonos controlar qué páginas encuentran nuestros usuarios útiles y cuáles no. Las cookies son esenciales para el funcionamiento de internet, aportando innumerables ventajas en la prestación de servicios interactivos, facilitándole la navegación y usabilidad de nuestra web. Tenga en cuenta que las cookies no pueden dañar su equipo y que, a cambio, el que estén activadas nos ayudan a identificar y resolver los errores. La información que le proporcionamos a continuación, le ayudará a comprender los diferentes tipos de cookies: Cookies de sesión: son cookies temporales que permanecen en el archivo de cookies de su navegador hasta que abandone la página web, por lo que ninguna queda registrada en el disco duro del usuario. La información obtenida por medio de estas cookies sirve para analizar pautas de tráfico en la web. A la larga, ésto nos permite proporcionar una mejor experiencia para mejorar el contenido y facilitando su uso. Cookies permanentes: son almacenadas en el disco duro y nuestra web las lee cada vez que usted realiza una nueva visita. Una cookie permanente posee una fecha de expiración determinada. La cookie dejará de funcionar después de esa fecha. Las utilizamos, generalmente, para facilitar los servicios de compra y registro. A continuación publicamos una relación de las principales cookies utilizadas en nuestras web, distinguiendo: Las cookies estrictamente necesarias como por ejemplo, aquellas que sirvan para una correcta navegación o las que permitan realizar el pago de bienes o servicios solicitados por el usuario o cookies que sirvan para asegurar que el contenido de la página web se carga eficazmente. Las cookies de terceros como por ejemplo, las usadas por redes sociales, o por complementos externos de contenido como Google Maps. Las cookies analíticas con propósitos de mantenimiento periódico y en aras de garantizar el mejor servicio posible al usuario, los sitios web hacen uso normalmente de cookies "analíticas" para recopilar datos estadísticos de la actividad. Garantías complementarias – Gestión de cookies: Como garantía complementaria a las anteriormente descritas, el registro de las cookies podrá estar sujeto a su aceptación durante la instalación o puesta al día del navegador usado, y esta aceptación puede en todo momento ser revocada mediante las opciones de configuración de contenidos y privacidad disponibles en su navegador. Muchos navegadores permiten activar un modo privado mediante el cual las cookies se borran siempre después de su visita. Dependiendo de cada navegador este modo privado puede tener diferentes nombres. A continuación encontrará una lista de los navegadores más comunes y los diferentes nombres de este “modo privado”: Internet Explorer 8 y superior InPrivate Safari 2 y superior Navegación Privada Opera 10.5 y superior Navegación Privada FireFox 3.5 y superior Navegación Privada Google Chrome 10 y superior Incógnito Importante: Por favor, lea atentamente la sección de ayuda de su navegador para conocer más acerca sobre la configuración de privacidad y de cómo activar el “modo privado”. Podrá seguir visitando nuestra tienda online aunque su navegador esté en “modo privado”, si bien, su navegación por la misma puede no ser óptima y algunas utilidades pueden no funcionar correctamente.

Cerrar