Dormir poco perjudica la salud

Dormir  entre 7 y 8 horas es esencial para que el organismo descanse y funcione correctamente. Las horas de descanso dependerán de la edad, como sabemos los bebés y los niños duermen más que los adultos.

Un bebe puede dedicarle fácilmente entre 16 y 18 horas al sueño, mientras que un adulto tendrá suficiente con 7 u 8 horas. Robarle tiempo al sueño puede ser peligroso, tanto a corto como a largo plazo. Sin ir más lejos descansar poco favorece la falta de concentración, la obesidad o la diabetes, mientras que dormir bien previene enfermedades e incrementa la capacidad mental.

El Dr. Javier Brualla, experto en medicina del sueño, nos habla sobre cómo afecta a nuestro organismo la falta de sueño:

Actualmente estamos tan ocupados y el sueño está tan infravalorado que el hecho de “apañárselas con menos horas” se ha convertido en algo envidiable e incluso digno de elogio.

Todavía siguen siendo muchas las personas que creen que el sueño no es más que una absurda pérdida de tiempo, que es algo que se puede modificar a nuestro antojo sin mayores consecuencias. Es una gran equivocación; pensemos que si la naturaleza le ha dedicado tanto tiempo al sueño (con la actual esperanza de vida en este país van a ser unos 27 años los que nos vamos a pasar durmiendo) tiene que ser por alguna razón importante.

Y así es, cada noche, cuando las luces se apagan, nuestro cerebro comienza a trabajar; de una forma algo distinta a como lo hace cuando estamos despiertos, pero realizando una serie de tareas de la máxima importancia para el organismo: mantiene el sistema inmune ayudando a prevenir infecciones, ordena y consolida toda la información y los aprendizajes adquiridos durante el día, mantiene el delicado equilibrio hormonal, restaura o reemplaza todo lo consumido o gastado durante el día, y además, a través de un complejo sistema de canales va eliminando toda la “basura ” generada (toxinas y subproductos producidos por la actividad neuronal que se acumulando durante el día); de éste modo, se van a poder eliminar residuos tan nocivos como la proteína beta-amiloide, responsable de la enfermedad de Alzheimer.

Horas de sueño

¿Dedicamos al sueño las horas necesarias para que se puedan realizar correctamente todas estas funciones?, ¿o estamos durmiendo menos de lo que deberíamos?. Tiempo atrás, hace unos 50 años, el promedio de horas de sueño por noche estaba entre 8 y 8 ½  horas. Actualmente, según la Encuesta Nacional de Salud, se estima que en España se duerme un promedio de 7,2 horas al día; promedio que todavía es menor en los grandes núcleos urbanos (6 h. 39 min. de sueño al día en Madrid ó tan sólo 5 h. 46 min. en Tokio). Esto supone que, en general, dormimos en la actualidad entre 1 ½ – 2 horas menos que lo que se dormía a mediados del siglo pasado. ¿Es esto suficiente?, ¿o es que ahora necesitamos dormir menos que nuestros antepasados?

Es cierto que el estilo de vida actual se parece muy poco al que existía hace 50 años; se vive más deprisa, siempre ocupados (súper agendas), hay un creciente número de personas que trabaja en turnos de noche, se han generado nuevos hábitos, muchos de ellos poco saludables para el sueño (en éste país nos gusta cenar tarde y solemos acabar también acostándonos tarde), existen muchos más medios para poder estar siempre “activos” (televisión, internet, redes sociales,.…), siempre con la posibilidad de estar “conectados las 24 horas”.

El problema que nos plantea éste nuevo modo de vida es que el cerebro (nuestro “sistema operativo”) no ha evolucionado de la misma manera, no es ni más rápido ni más eficiente que antes y, eso significa que para que pueda seguir realizando todas sus funciones correctamente necesita seguir durmiendo el tiempo necesario.Si no lo hace, esa basura y radicales tóxicos acumulados acabarán por afectar al normal funcionamiento de las células con riesgo de muerte neuronal; así lo confirma un estudio aparecido en la prestigiosa revista “Sleep” que muestra cómo, con una sola noche de privación de sueño, ya podían observarse signos de pérdida de tejido cerebral.

Los peligros de la privación del sueño

Todos sabemos qué ocurre cuando dormimos poco; conocemos esa sensación de somnolencia, cansancio, pensamiento lento e impreciso, irritabilidad, esa mayor dificultad para realizar las tareas diarias, pero éstas no son las únicas consecuencias; el déficit de sueño también es el causante de que se produzca un mayor número de accidentes laborales y de tráfico (se estima que en España hasta un 30% de los accidentes de tráfico están provocados por la falta de sueño), y también es el origen de lo que, con el tiempo, acabará por convertirse en un verdadero problema de salud pública: aparecen las primeras alteraciones metabólicas, aumenta el riesgo de obesidad, de diabetes, de accidentes cardio y cerebrovasculares, nos hacemos más vulnerables a sufrir un cuadro de ansiedad o una depresión y aumenta el riesgo de padecer enfermedad de Alzheimer e incluso cáncer y, contra esto, citando a Sófocles, “el sueño es la única medicina efectiva”.

Dentro de la política nacional de salud pública, el sueño sigue siendo el pariente pobre en materia de prevención de enfermedades y de promoción de la salud. Preocupa sobre todo la creciente privación de sueño que padece un grupo especialmente sensible de la población como son los adolescentes, donde se echa de menos una mayor labor de concienciación sobre los efectos negativos de un déficit crónico de sueño.

Dormir no es un lujo, sino una necesidad básica para la supervivencia del organismo.  Antes de volver a intentar robarle tiempo al sueño deberíamos pensar en lo saludable que resulta el simple hecho de dormir todos los días «un poco más». Es sencillo, basta con respetar esas horas dedicadas al sueño y hacer del sueño una absoluta prioridad. “Pero ahora no ibas a ..…?”  “No, ….eso será mañana! Ahora debo irme a la cama, necesito dormir. ¡Buenas noches!”.

Dr. Javier Brualla

Somnologist – Experto en Medicina del Sueño

Hospital Vithas Internacional Medimar de Alicante

Comentarios
Hacer un comentario

You don't have permission to register
A %d blogueros les gusta esto:

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información


Cookies MASQUESALUD.ES Una "Cookie" es un pequeño archivo que se almacena en el ordenador del usuario y nos permite reconocerle. El conjunto de "cookies" nos ayuda a mejorar la calidad de nuestra web, permitiéndonos controlar qué páginas encuentran nuestros usuarios útiles y cuáles no. Las cookies son esenciales para el funcionamiento de internet, aportando innumerables ventajas en la prestación de servicios interactivos, facilitándole la navegación y usabilidad de nuestra web. Tenga en cuenta que las cookies no pueden dañar su equipo y que, a cambio, el que estén activadas nos ayudan a identificar y resolver los errores. La información que le proporcionamos a continuación, le ayudará a comprender los diferentes tipos de cookies: Cookies de sesión: son cookies temporales que permanecen en el archivo de cookies de su navegador hasta que abandone la página web, por lo que ninguna queda registrada en el disco duro del usuario. La información obtenida por medio de estas cookies sirve para analizar pautas de tráfico en la web. A la larga, ésto nos permite proporcionar una mejor experiencia para mejorar el contenido y facilitando su uso. Cookies permanentes: son almacenadas en el disco duro y nuestra web las lee cada vez que usted realiza una nueva visita. Una cookie permanente posee una fecha de expiración determinada. La cookie dejará de funcionar después de esa fecha. Las utilizamos, generalmente, para facilitar los servicios de compra y registro. A continuación publicamos una relación de las principales cookies utilizadas en nuestras web, distinguiendo: Las cookies estrictamente necesarias como por ejemplo, aquellas que sirvan para una correcta navegación o las que permitan realizar el pago de bienes o servicios solicitados por el usuario o cookies que sirvan para asegurar que el contenido de la página web se carga eficazmente. Las cookies de terceros como por ejemplo, las usadas por redes sociales, o por complementos externos de contenido como Google Maps. Las cookies analíticas con propósitos de mantenimiento periódico y en aras de garantizar el mejor servicio posible al usuario, los sitios web hacen uso normalmente de cookies "analíticas" para recopilar datos estadísticos de la actividad. Garantías complementarias – Gestión de cookies: Como garantía complementaria a las anteriormente descritas, el registro de las cookies podrá estar sujeto a su aceptación durante la instalación o puesta al día del navegador usado, y esta aceptación puede en todo momento ser revocada mediante las opciones de configuración de contenidos y privacidad disponibles en su navegador. Muchos navegadores permiten activar un modo privado mediante el cual las cookies se borran siempre después de su visita. Dependiendo de cada navegador este modo privado puede tener diferentes nombres. A continuación encontrará una lista de los navegadores más comunes y los diferentes nombres de este “modo privado”: Internet Explorer 8 y superior InPrivate Safari 2 y superior Navegación Privada Opera 10.5 y superior Navegación Privada FireFox 3.5 y superior Navegación Privada Google Chrome 10 y superior Incógnito Importante: Por favor, lea atentamente la sección de ayuda de su navegador para conocer más acerca sobre la configuración de privacidad y de cómo activar el “modo privado”. Podrá seguir visitando nuestra tienda online aunque su navegador esté en “modo privado”, si bien, su navegación por la misma puede no ser óptima y algunas utilidades pueden no funcionar correctamente.

Cerrar