Adolescencia y adicción: cómo funciona el cerebro adolescente

La adolescencia es una etapa de profundas transformaciones físicas, emocionales y cognitivas. Entre los 12 y los 25 años el cerebro sufre una reorganización masiva que afecta al cableado formado por los axones y las dendritas de las neuronas y glía.

En esta fase se mejora la mielinización y se incrementan las conexiones o sinapsis. Este proceso conduce a una actividad más eficaz de los lóbulos frontales, a sopesar mejor los impulsos y a tener en cuenta cuestiones relacionadas con las normas y la ética, lo que se traduce en un comportamiento más reflexivo y un mejor control de la conducta. Los resultados de las investigaciones sitúan el final de este proceso de maduración entre los 25 y los 30 años, hasta entonces el adolescente-joven se caracteriza por un patrón de comportamiento que denota una especial vulnerabilidad a las conductas potencialmente adictivas 

La regulación de la conducta dirigida por el deseo es una dialéctica entre el impulso y el control, en el que intervienen diferentes áreas del cerebro. El impulso se inicia con la idea de que realizando determinado comportamiento se obtendrán consecuencias placenteras, siempre que se den las condiciones que lo posibiliten.  Este impulso motivante tiene lugar en un circuito formado por un conjunto de estructuras ubicadas en el sistema límbico, denominado el sistema de recompensa. 

Adolescencia y adicción: el manejo de las tentaciones

Por otra parte, la evaluación de la conveniencia, o no, de ejecutar la conducta se genera en otra área del cerebro, los lóbulos frontales. Que es la estructura cerebral más evolucionada y que caracteriza a la especie humana. Gracias a los lóbulos frontales podemos calibrar el riesgo o la recompensa de nuestras conductas, planificar y organizar acciones futuras, hacer juicios de valor, priorizar o demorar según las consecuencias inmediatas y demoradas, en definitiva manejar las tentaciones.

Nuevas experiencias

En esta etapa de la evolución, el cerebro adolescente presenta una especial sensibilidad a la dopamina, un neurotransmisor que activa los circuitos de recompensa a la vez que interviene en el aprendizaje. Esta sensibilidad parece estar asociada a la conducta de búsqueda de sensaciones propia del adolescente. La curiosidad por lo desconocido marca la personalidad del adolescente, que en la búsqueda de su propia identidad se asoma a la frontera de lo convencional y se siente atraído por las nuevas experiencias. La búsqueda de sensaciones conlleva la asunción de riesgos físicos y sociales para satisfacerlas, y ha suscitado un gran interés en aras a explicar la génesis del consumo de drogas, recabando un sólido apoyo empírico. 

Presión de grupo

Otra característica particular del cerebro adolescente es su sensibilidad a la oxitocina, que lo hace especialmente vulnerable. Esta hormona aumenta la gratificación de las relaciones sociales, lo que  explica por qué la presión de grupo se convierte en el principal factor que determina la conducta del adolescente.

La socialización cobra gran importancia, y el adolescente construye nuevos vínculos, como  los grupos de amigos,  los cuales, adquieren gradualmente una mayor atracción en detrimento de la influencia de los padres.  Las opiniones y normas implícitas del grupo son tenidas muy en cuenta, para asegurarse la aceptación y evitar conflictos. En consecuencia, las modas, el “si tú lo haces yo también”, y la necesidad de ser aceptado/a por el grupo, explica por qué la presión de grupo se convierte en el principal factor que determina la conducta del/a adolescente. 

La alta actividad del sistema límbico frente al todavía torpe funcionamiento de los lóbulos temporales podría ser la explicación del estilo impulsivo en la etapa adolescente, que se caracteriza por aceptar, sin reflexionar, la primera idea que viene a la mente, y no valorar, o hacerlo de forma poco cuidadosa, las consecuencias.  

La conducta adictiva ha sido descrita como un trastorno de la voluntad, de la motivación y de la toma de decisiones en tanto que se trata de una conducta que resiste al control de la persona.

Desde una perspectiva psicológica cualquier conducta capaz de producir satisfacción o placer puede convertirse en patológica cuando su intensidad y frecuencia alcanza un nivel capaz de interferir en las relaciones familiares, sociales y/o laborales y se pierde el control. En términos generales, podemos hablar de adicción cuando la conducta no responde a los intentos de control, aumenta su prioridad frente a otras actividades que eran importantes o que resultaban placenteras y como consecuencia de ello, interfiere en las responsabilidades, produciendo una escalada de la conducta a pesar de la ocurrencia de consecuencias negativas.  

Daniel Lloret 

Doctor en Psicología especializado en adicciones

Profesor de Psicología Social en el Departamento de Psicología de la Salud de la Universidad Miguel Hernández

Artículo publicado en el nº 48  de Más Que Salud, puedes consultarlo en el siguiente enlace.

Hacer un comentario

You don't have permission to register
A %d blogueros les gusta esto:

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información


Cookies MASQUESALUD.ES Una "Cookie" es un pequeño archivo que se almacena en el ordenador del usuario y nos permite reconocerle. El conjunto de "cookies" nos ayuda a mejorar la calidad de nuestra web, permitiéndonos controlar qué páginas encuentran nuestros usuarios útiles y cuáles no. Las cookies son esenciales para el funcionamiento de internet, aportando innumerables ventajas en la prestación de servicios interactivos, facilitándole la navegación y usabilidad de nuestra web. Tenga en cuenta que las cookies no pueden dañar su equipo y que, a cambio, el que estén activadas nos ayudan a identificar y resolver los errores. La información que le proporcionamos a continuación, le ayudará a comprender los diferentes tipos de cookies: Cookies de sesión: son cookies temporales que permanecen en el archivo de cookies de su navegador hasta que abandone la página web, por lo que ninguna queda registrada en el disco duro del usuario. La información obtenida por medio de estas cookies sirve para analizar pautas de tráfico en la web. A la larga, ésto nos permite proporcionar una mejor experiencia para mejorar el contenido y facilitando su uso. Cookies permanentes: son almacenadas en el disco duro y nuestra web las lee cada vez que usted realiza una nueva visita. Una cookie permanente posee una fecha de expiración determinada. La cookie dejará de funcionar después de esa fecha. Las utilizamos, generalmente, para facilitar los servicios de compra y registro. A continuación publicamos una relación de las principales cookies utilizadas en nuestras web, distinguiendo: Las cookies estrictamente necesarias como por ejemplo, aquellas que sirvan para una correcta navegación o las que permitan realizar el pago de bienes o servicios solicitados por el usuario o cookies que sirvan para asegurar que el contenido de la página web se carga eficazmente. Las cookies de terceros como por ejemplo, las usadas por redes sociales, o por complementos externos de contenido como Google Maps. Las cookies analíticas con propósitos de mantenimiento periódico y en aras de garantizar el mejor servicio posible al usuario, los sitios web hacen uso normalmente de cookies "analíticas" para recopilar datos estadísticos de la actividad. Garantías complementarias – Gestión de cookies: Como garantía complementaria a las anteriormente descritas, el registro de las cookies podrá estar sujeto a su aceptación durante la instalación o puesta al día del navegador usado, y esta aceptación puede en todo momento ser revocada mediante las opciones de configuración de contenidos y privacidad disponibles en su navegador. Muchos navegadores permiten activar un modo privado mediante el cual las cookies se borran siempre después de su visita. Dependiendo de cada navegador este modo privado puede tener diferentes nombres. A continuación encontrará una lista de los navegadores más comunes y los diferentes nombres de este “modo privado”: Internet Explorer 8 y superior InPrivate Safari 2 y superior Navegación Privada Opera 10.5 y superior Navegación Privada FireFox 3.5 y superior Navegación Privada Google Chrome 10 y superior Incógnito Importante: Por favor, lea atentamente la sección de ayuda de su navegador para conocer más acerca sobre la configuración de privacidad y de cómo activar el “modo privado”. Podrá seguir visitando nuestra tienda online aunque su navegador esté en “modo privado”, si bien, su navegación por la misma puede no ser óptima y algunas utilidades pueden no funcionar correctamente.

Cerrar